La crisis en el Ayuntamiento de Alcorcón, que preside el polémico David Pérez, está viviendo su momento más álgido, por la resistencia de la oposición y las protestas de los vecinos ante un alcalde machista y, especialmente, por el nerviosismo del Gobierno municipal. Este miércoles, la concejala de Presidencia, Ana Gómez, insultó a un edil socialista, al que llamó “bocazas!”.

Pretendía multar a varios vecinos
La concejala popular increpó al edil del PSOE Miguel Ángel González, cuando éste le reprochó que instara a agentes de policía a multar a varios vecinos.El socialista pidió a Ana Gómez que abandonara su actitud, ya que “no tiene por qué dar instrucciones [a los agentes] de lo que tienen que hacer”, “ni ordenar que le tome la filiación a nadie”, pero la concejal popular no encajó bien el reproche y respondió que “yo hablo con quien quiero, bocazas, que no sabes ni lo que voy a hacer”.

"Actitud intolerante"
La web del PSOE en Alcorcón recoge la valoración de su portavoz, Natalia de Andrés, quien ha criticado “la actitud intolerante mostrada por parte del alcalde y algunos de sus compañeros de Gobierno”.

“En lugar de mostrar humildad y respeto por los vecinos ante la seria crisis de Gobierno que está sufriendo, el alcalde se dedicó a seguir insultando a vecinos y oposición al mantener su talante intolerante en un Pleno que ejemplificó claramente la agonía que padece actualmente el PP”, afirma la socialista, que ha recordado que “los grupos Socialista, Ganar Alcorcon e IUCM-LV retiramos nuestras iniciativas al inicio del Pleno celebrado ayer ya que nos negamos de forma rotunda a debatir con un machista y un homófobo que ha insultado a la ciudadanía y que, además, se niega a dimitir tal y como le  hemos exigido 17 de 27 concejales”.

Multas de 1.000 euros
La concejal socialista ha denunciado las expulsiones de vecinos de los plenos y las multas que el alcalde impone a los ciudadanos que “le increpan y protestan contra sus políticas”.

“Multas de 1.000 euros por hacerle el gesto de ‘caradura’ en la calle, expulsiones por aplaudir o reír en el Pleno. Las motivaciones del regidor para expulsar a los vecinos no sólo son variopintas sino totalmente injustas e intolerables”, ha dicho la portavoz socialista.