Varias explosiones han sembrado el pánico en Bruselas. Las dos primeras tenían lugar alrededor de las ocho de la mañana en el aeropuerto internacional de Zaventem, a 11 kilómetros al noreste de la capital. La Fiscalía ha confirmado que ha sido obra de terroristas suicidas. Poco después se producían también varias explosiones en la estación de metro de Maalbeek, situada a pocos metros de la sede del Parlamento y la Comisión Europea. 

Según la autoridad de transportes belga los atentados han provocado al menos 26 muertos, 11 en el aeropuerto y 15 en el metro. Todas las líneas de transporte público permanecen cerradas y el Gobierno ha recomendado a la población que no salga de su casa. 

Twitter y las redes sociales se han convertido en la principal fuente de información. Poco después de las explosiones, los internautas han colgado imágenes y vídeos de la tragedia. En uno de ellos se podía ver una densa humareda que salía de una de las terminales del aeródromo, mientras decenas de viajeros corrían hacia el exterior con maletas y otros enseres. Según testigos presenciales, las explosiones afectaron especialmente a los mostradores de salida de la compañía estadounidense American Airlines, donde había en ese momento decenas de personas.

Otras grabaciones tomadas por algunos usuarios y colgadas en la red muestran la destrucción causada en un área de la terminal de salida del aeropuerto..

A falta de confirmación oficial, todo apunta a un atentado islamista. La agencia de noticias Belga informó de que se escucharon varios disparos antes de las detonaciones y se oían gritos en árabe. 

Bélgica ha elevado al nivel máximo la alerta por riesgo terrorista, según dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Jan Jambon. Las autoridades han pedido a la población que no vayan a la zona aeroportuaria de la capital europea.

El Gobierno belga ha elevado al máximo el nivel de alerta en todo el país, justo cuatro días después de que se produjera en Bruselas la detención de Salah Abdeslam, el yihadista al que se atribuye la autoría logística de los atentados del pasado 13 de noviembre en París.