Mariano Rajoy se ganó una fama de supuesto buen orador en sus tiempos de oposición por la displicencia y retranca que se gastaba, muy del gusto de algunos de sus correligionarios, que celebraban el tono faltón de sus intervenciones. Ese Rajoy ha vuelto hoy a la tribuna multiplicado pero con un pequeño matiz: está al frente del Gobierno y prefiere la comodidad del ataque personal a dar las explicaciones propias de su cargo.

Datos económicos que Rajoy debía responder...
Sánchez, que estuvo contundente en el mensaje pero comedido en las formas, había dejado en su intervención varias datos sobre la mesa a los que Rajoy debía responder, sobre todo en el terreno económico. Por ejemplo le había recordado que la deuda pública que Rajoy decía en la oposición que era insostenible cuando estaba en el 67% del PIB está ahora casi en el 100%, y había desmontado el único supuesto logro económico del Gobierno, la bajada de la prima de riesgo, apuntando que en Grecia o en Irlanda había bajado en mayor medida que en España desde que el BCE decidiera intervenir en los mercados de deuda.

... pero prefirió sacar a Podemos y a Susana Díaz
Sin embargo, Rajoy se ha mostrado muy nervioso en su réplica y nada más subir a la tribuna ha invocado a Podemos como única respuesta: "Usted piensa más en Iglesias que en los problemas de España, yo vengo aquí a hablar de España, debería tener más nivel". Y tras apelar por enésima vez a "la herencia" como justificación a que no estén creando el empleo que prometieron, Rajoy no ha respondido a las cuestiones planteadas por la oposición sino que se ha metido Andalucía con calzador en el debate reprochando a Sánchez que no haya pedido responsabilidades a Manuel Chaves y José Antonio Griñán cuando han sido llamados a declarar como imputados por el caso de los ERE. Rajoy ha repetido así la estrategia de su última comparecencia en el Senado, cuando ninguneó al PSOE y utilizó las preguntas de los senadores para hacer campaña electoral por el PP en Andalucía. Esta vez, cuando Rajoy ha vuelto a presentar la Junta de Susana Díaz como ejemplo de recortes, el diputado del PSOE por Granada Manuel Pezzi ha sacado una bandera de Andalucía como protesta y el presidente de la Cámara, Jesús Posada, le ha llamado la atención.

Un presidente "incapaz de ver su propia realidad"
Sánchez ha tomado la palabra de nuevo para lamentar "el tono displicente" de Rajoy y su afición a mirar "por encima del hombro", y se ha negado hoy a admitir "ninguna lección" suya en materia de corrupción: "Yo soy un político limpio, lecciones de usted, ninguna". Así, le ha pedido que asuma responsabilidades y deje de parapetarse en el plasma o en sus ministros, porque "a la ministra Mato le pagaban los viajes, pero a usted le pagaban la sede". El socialista cree que el presidente actual es "incapaz de ver su propia realidad" y es que "no es consciente de que los españoles le han dado la más penosa valoración jamás registrada por un presidente en la democracia". También ha lamentado que use el Congreso para ayudar a su candidato en Andalucía, con problemas para ser conocido en su propia comunidad.

"Ha sido patético", remata Rajoy
El presidente ha vuelto a elegir la vía del ataque personal en su respuesta: "Yo le tomo más en serio que algunos de los suyos, y mi trabajo me cuesta. Reitero mi discurso de esta mañana, no vuelva aquí a no decir nada". Y por último, se ha erigido en juez de la intervención del líder del PSOE: "No ha dado la talla. Ha sido patético".