En el pleno de Les Corts del miércoles y después apoyar una proposición de ley de Compromís para crear un registro de regalos a autoridades y funcionarios, la diputada López Barceló tuvo que escuchar cómo el también diputado Antonoi Peral se refería a ella en voz alto en los siguientes términos: "¡Déjala, que esta es una gilipollas!".

Contra los regalos "por pequeños que sean"
¿Qué había hecho para enfurecer así al diputado popular? López Barceló, además de apoyar la creación de una lista para conocer los regalos a cargos públicos, advirtió en contra de los presentes "por pequeños que sean", en alusión al Mini que, según la investigación del caso Brugal, el empresario Enrique Ortiz regaló supuestamente a una empleada de Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, según recoge El País.

Peral se hace el ofendido en Twitter
La diputada de Esquerra Unida y Mireia Millà, de Compromís, instaron irónicamente al presidente de la Cámara, el popular Juan Cotino, a defender el "decoro" que prescribe para la Cámara. La disputa continuó en Twitter cuando López Barceló escribió que esperaba "las disculpas del diputado Antonio Peral" y este le replicó desde la misma red social aludiendo a su insulto como "una expresión coloquial en conversación privada sin intención de ofender" y que "si te has dado por aludida te pido disculpas". Más tarde Peral volvió a la carga: "Vivimos en un país de hipócritas que mientras insultan a bocajarro a los demás se rasgan las vestiduras con expresiones coloquiales".