La sección de la Audiencia Nacional que juzgó el caso se declaró ayer incompetente para instruir la denuncia y la remitió al decanato de los juzgados de Madrid para que la deriven al órgano correspondiente. La decisión se comunicó mediante una providencia en la que se recuerda que ambas testigos están en régimen de protección.

Impulsar la conspiranoia
La pasada semana se dio a conocer la denuncia de dos víctimas de los atentados del 11-M, que aseguraban haber recibido regalos y presiones de periodistas de El Mundo para que cambiasen su testimonio sobre el autor material de los atentados, Jamal Zougam, condenado a 42.917 años de cárcel, y quien el diario de Pedro J. Ramírez considera inocente dentro de su conspiranoia sobre quién organizó la masacre de Atocha.

Camisetas e hipotecas
Según dicha denuncia, una de las víctimas recibió presuntamente dos camisetas del Real Madrid para sus hijos y le ofrecieron ayuda para conseguir un puesto de trabajo mejor. Al otro testigo le ofrecieron hablar con su entidad bancaria para frenar un desahucio por impagos de su hipoteca.

Nuevo juzgado
El juez decano de Madrid es quien tiene ahora en su mano la elección de a qué juzgado envía la denuncia presentada por Gonzalo Boye, defensor de dos de las 192 víctimas de los atentados. El titular del juzgado sobre quien recaiga la causa tendrá que decidir si la admite a trámite y, de ser así, si investiga las acusaciones hechas contra El Mundo.