El juzgado de guardia de Granada desestimó la petición de apertura de procedimiento de 'habeas corpus' que había solicitado este mismo sábado la familia de Miguel Montes Neiro para solicitar su "puesta inmediata en libertad", al advertir defectos de forma en la documentación aportada para tal requerimiento, o lo que es lo mismo: que una de los documentos requeridos era una fotocopia, ya que el original se encuentra en la Audiencia Provincial.

Debería estar en libertad
Se trata de la sentencia 1313/2011 de 30 de noviembre de 2011 del Tribunal Supremo (TS), que reclama a la Audiencia Provincial de Granada la liquidación de condenas de dicho recluso, algo en lo que se apoya la familia para solicitar el habeas corpus, al entender que, de haberse aplicado esa sentencia, Miguel Montes Neiro estaría ya en libertad, y su arresto en el centro penitenciario de Albolote (Granada) sería "ilegal" e "inconstitucional".

Vergonzoso
La hermana de Montes Neiro, Encarnación, calificó de "vergonzosa" esa decisión del juzgado de guardia, al entender que si no han presentado el original de la referida sentencia es porque "lo tiene la Audiencia Provincial, que está cerrada por ser festivo".

El indulto parcial del Gobierno
La defensa de Montes Neiro justificó la petición de libertad apoyándose tanto en el referido fallo del TS como en el indulto parcial concedido a este preso por el Gobierno en funciones de Zapatero el pasado 16 de diciembre.

El polémico indulto de Sáenz
El Ejecutivo socialista también indultó a Alfredo Sáenz, consejero delegado del Santander. Una decisión polémica, anunciada el 25 de noviembre, que liberó al banquero de la condena de tres meses de arresto e inhabilitación para ejercer su oficio durante este tiempo por un delito de acusación y denuncia falsas. La sentencia contra Alfredo Sáenz había sido dictada por el Supremo en marzo pasado, y era una rebaja de la condena dictada previamente por la Audiencia Provincial de Barcelona en diciembre de 2009. La decisión del Ejecutivo saliente fue muy criticada y se llegó a acusar a Zapatero de haber pagado un precio a la banca y, más en concreto a Botín, cosa que el expresidente negó categóricamente. Eso sí, no aclaró los motivos de fondo por lo que muchos pueden pensar que la posición social y el poder económico mandan más que la propia Justicia.

El socio de Urdangarin, imputado
Volviendo al caso Urdangarin, no parece que los jueces usen la misma vara de medir para todos, si se tiene en cuenta que el socio de este, Diego Torres, ha sido ya imputado en el proceso y llamado a declarar, mientras el duque, no. Visto lo que se ha ido conociendo sobre las graves acusaciones que pesan sobre él, está claro que si se tratara de otra persona, el desarrollo de la historia habría sido bien distinto. Está por ver cuál será el desenlace.