Roberto Fernández Rodríguez era concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Pozuelo por el Partido Popular y fue condenado a once meses de prisión por su participación en la trama Gürtel. Pero esta vez su figura no se ha relacionado con la corrupción, sino por un asunto más escabroso todavía.

La actual pareja del ex edil popular le ha denunciado esta misma semana por agresiones y amenazas vertidas hacia la mujer, según desvela OKdiario. Sin embargo, esto no es algo nuevo, sino que, cómo se recoge en la documentación que está en poder de la Dirección General de la Policía, Fernández aglutina 35 órdenes de búsqueda emitidas por diversos juzgados y comisarías de Madrid.

Gran parte de estos antecedentes se relacionan con malos tratos en el ámbito familiar, amenazas y ruptura de las medidas cautelares. Pero es que también, el ex edil del Partido Popular fue denunciado por robo con violencia e intimidación en Vigo.

"No sales viva de aquí"

El pasado 20 de noviembre, su actual pareja declaró en Comisaría que ha sufrido malos tratos y amenazas por parte de Roberto Fernández durante cuatro días. Ha explicado que el ex concejal llegaba a la residencia familiar y se dirigía a ella en los siguientes términos: "Eres una hija de puta, prostituta, una zorra, me da asco estar contigo en la cama".

Pero las palabras se convirtieron en agresiones, según la versión de la mujer, pues cuando le reprochó que llegara a casa pasada la medianoche, Fernández la empujó contra la pared. "¡Tú para mí no has sido una pareja, has sido una basura!", le espetaba el ex edil popular condenado por sus implicaciones en Gürtel.

La escalada de violencia verbal iba in crescendo hasta tal punto que los insultos y vejaciones se convirtieron en amenazas de muerte. "¡Eres una puta, como me denuncies voy a mandar a matar a tus hijos a tu país!", advertía a su actual pareja que es de nacionalidad extranjera. La mujer se disponía a llamar a la Policía cuando volvió a amenazarla: "Tú no sales viva de aquí".

Y de las amenazas pasó a la violencia. Acto seguido, tiró a la mujer a la cama, la agarró del cuello y le retorcía el brazo con otra mano antes de pedirle perdón. Unas disculpas que se antojan falsas, pues el testimonio de la mujer sostiene que, al día siguiente, Fernández le exigía que dejara su trabajo y que él le encontraría uno nuevo. Ella se negó y le reprochó que ni siquiera le daba dinero para comer. Tras esta frase, el ex concejal le dio un puñetazo en la cara, según recoge la denuncia.

Tras estos hechos, decidió acudir a la Comisaría para interponer una demanda contra su pareja,  asegurando que "tiene una pistola". Además, Fernández tenía una orden de alejamiento que le prohibía acercarse a menos de 500 metros a la mujer, después de ser denunciado el pasado mes de octubre. Entre tanto, el ex concejal popular la sigue acosando a través de WhatsApp.

Condenado por Gürtel

Roberto Fernández llamó a la Audiencia Nacional en febrero de 2013 y se ofreció a facilitar al magistrado Pablo Ruz la documentación que tenía sobre la trama Gürtel siempre y cuando no trascendiera su nombre como delator.

No obstante, el ex concejal popular cambió de opinión a los pocos días, concretamente cuando los agentes de la UDEF se disponían a ponerse en contacto con él. Fernández se negó a declarar y fue condenado a once meses de prisión después de que quedara constancia que percibió 100.000 euros de la trama a cambio de adjudicaciones.