El concejal del distrito de Hortaleza, Ángel Donesteve, destituyó a la responsable del Área de Servicios Jurídicos simplemente porque ha tenido un hijo. El responsable popular admite que se trata de “una funcionaria recta, honrada, que ha hecho muy bien su trabajo” y que “gracias a ella ha aumentado más del 50% la producción administrativa del departamento jurídico”. Pero el concejal quiere más.

"Ella prefiere conciliar su vida personal y familiar"
El concejal lo explica así: “Ella prefiere conciliar su vida personal y familiar, pero yo necesito el máximo rendimiento y el máximo número de horas de trabajo que se puedan prestar”.

Una alta responsabilidad desde hace 10 años
Según avanza El País, la funcionaria es desde hace 10 años la responsable del Área de Servicios Jurídicos del distrito, lo que significa estar al cargo de licencias, contratos administrativos y procedimientos sancionadores. Además, desde hace dos años ejercía como secretaria de Hortaleza, el tercer puesto en relevancia tras el edil y el gerente, y que le responsabiliza de administrar los puestos laborales del distrito.

De baja por ansiedad
La funcionaria tuvo un hijo hace dos años, y a pesar de ello, no pidió una reducción de jornada ni ninguna otra medida de conciliación de la vida familiar y laboral. Ha cumplido con su jornada de trabajo fijada por la mañana, de ocho a tres, y con las laborales estipuladas por las tardes. Actualmente, se encuentra de baja por ansiedad, y a la espera de que se le designe un nuevo puesto.

El concejal quiere más "rendimiento"
Ángel Donesteve, que tiene total libertada para elegir o destituir al secretario del distrito dio sus peculiares explicaciones en un pleno el pasado 8 de octubre. En la reunión afirmó que aunque “celebra la feliz maternidad” de la funcionaria, “en este momento” prefiere “un máximo rendimiento”.

“Como en este mandato me quedan ya solo ocho meses como máximo, quiero obtener la máxima eficacia por parte de toda la Junta Municipal del Distrito y, como jefa de oficina, una de sus misiones es que todos los trabajadores que la integran rindan al máximo”, añadió.

Antes que concejal fue nombrado a dedo por el PP
Antes de edil, Donesteve fue asesor político en el distrito de Salamanca, un puesto de confianza, que se nombra a dedo, por el que cobraba al año 50.500 euros. Como concejal cobra 91.780 euros.

La oposición denuncia la discriminación y el acoso
En la oposición, el PSM, Izquierda Unida y UPyD han censurado la decisión del concejal. El portavoz socialista, Jaime Lissavetzky, cree que relegar a la funcionaria de su puesto “como consecuencia de su reciente maternidad atenta contra los derechos laborales” y “supone una exclusión discriminatoria, mientras "el PP recorta las escuelas infantiles y la atención social a mayores a la vez que impide la conciliación de la vida laboral y familiar”. Por su parte, el representante de IU, Francisco Caño, ha dicho que el concejal es merecedor de una demanda por acoso.