El candidato a la presidencia del PP José Ramón García-Hernández ha propuesto recuperar el servicio militar para reforzar la unidad de España. Así, una de sus “propuestas estrella” consistiría en una mili voluntaria de dos meses que asegura serviría “para que existan lazos comunes para todos los españoles”.

A horas del comienzo de la votación para elegir a los dos finalistas a la presidencia del Partido Popular, García-Hernández ha lanzado ésta y otras propuestas destinadas a fortalecer la unidad de España como impulsar una ley orgánica sobre la lengua castellana que implique “el deber de conocerla y el derecho a usarla”.

Además, el candidato a la presidencia del PP ha propuesto una centralización competencial en materia de sanidad y educación para “hacer frente al secesionismo radical”, así como una ley de defensa de los símbolos y las señas del Estado.

En declaraciones a la prensa antes de participar en un encuentro con militantes en Barcelona, García-Hernández ha señalado que tras su propuesta de centralización de competencias subyace la voluntad de que no se desvíen recursos destinados a sanidad y educación a “abrir sucursales del Diplocat”, lo que “merma” la atención a las personas, ha dicho.

García-Hernández ha recordado que ha pedido la dimisión del presidente de la Generalitat, Quim Torra, “desde el minuto uno” porque “no se supo comportar como una persona al frente de una institución como la Generalitat”, y es en este sentido que ha propuesto una ley de defensa de los símbolos y las instituciones del Estado.

Con estas ideas en la defensa de España, García-Hernández se ha ganado el apoyo de los simpatizantes de la organización ultracatólica Hazte Oír, aunque los seguidores de esta asociación han votado en mayoría por Pablo Casado.

Motivado para las primarias

Joserra, como se hace llamar, se ha mostrado convencido de que se alzará con la victoria en el congreso del partido y ha emplazado al resto de candidatos a que se integren en su candidatura.

“Algunos candidatos piensan que el PP es un Ferrari que los va a llevar a la Moncloa”, ha dicho García-Hernández, que ha insistido en la idea de que no se integrará en ninguna otra candidatura para liderar el partido.

Entre las propuestas para renovar y modernizar el PP se encuentran la celebración de primarias para elegir a cada cargo del partido, limitar la duración de los cargos a ocho años y apostar por los valores cristianos, liberales y conservadores.

El candidato se sigue viendo ganador y ha asegurado que dará “el campanazo”. “En política siempre hay sorprendidos, pero no sorpresas”, ha añadido a este respecto. Igualmente, ha asegurado que “cuando gane el día 5” va a integrar a todos los demás candidatos “porque si no, habrá ganado el adversario”.

Por otro lado, respecto a las palabras del expresidente José María Aznar sobre el candidato Pablo Casado ha armado que el expresidente es “parte del PP” y que “por n” son “un partido donde cualquier aliado puede decir lo que piensa, eso es la riqueza”.