González y Montoro siguen con su guerra a cuenta de los impuestos. (Archivo/EFE) González y Montoro siguen con su guerra a cuenta de los impuestos. (Archivo/EFE)



El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, afirman que la reforma fiscal aprobada por el Consejo de Ministros y que entrará en vigor el año que viene, baja los impuestos porque ya hemos salido de la crisis, la economía va viento en popa y España se lo puede permitir. Lo cierto es que este Gobierno ha llevado a cabo la mayor subida de impuestos de la Democracia, lo cierto es que la reforma fiscal que se aplicará el año que viene (año electoral) baja ligeramente el IRPF, pero esa bajada se compensa con subidas de otros impuestos, en algunos casos astronómicas, como por ejemplo lo que van a tener que pagar los propietarios de viviendas de más de 20 años si las venden. Que la reforma fiscal de Montoro es un truco ya no lo dicen solo economistas o analistas, lo afirma alguien tan relevante dentro del PP como el Presidente de una Comunidad Autónoma, Ignacio González, Presidente de Madrid.

Compensar el "perjuicio"
El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprueba hoy un paquete de medidas fiscales que incluye una rebaja en el tramo autonómico del IRPF. Esta bajada, según han trasladado representantes del Gobierno a la agencia EFE, beneficiará principalmente a las rentas bajas y a las familias. Con ésta sería la segunda vez que Ignacio González baja el tramo autonómico de IRPF y la tercera en los últimos años dado que Esperanza Aguirre lo rebajó un punto. Con esta rebaja el gobierno del PP en Madrid busca compensar el "perjuicio" para los madrileños que en su opinión ocasionará la reforma fiscal del Gobierno del PP a nivel nacional.

Montoro: "cree que en Hacienda está la ventanilla para hacerle candidato"
La guerra abierta entre Montero y el Presidente madrileño no tiene precedentes en el sistema de 'prietas las filas' del PP. La primera vez que González bajó el tramo autonómico del IRPF  Montoro ya disparó con bala: "si no suben los impuestos, quizá les sobra el dinero". Y como no le gustó el gesto del Presidente madrileño, recortó los presupuestos para Madrid. La reducción de los Presupuestos Generales del Estado para Madrid fue humillante y González ordenó que su consejero votara en contra en el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado en diciembre de 2013. La única comunidad del PP que votó en contra. Montoro reaccionó furioso y afirmó que el presidente madrileño "cree que en Hacienda está la ventanilla para hacerle candidato".
Quince días después, en el discurso de Año Nuevo del Presidente madrileño, este dijo con rotundidad: "No voy a consentir que los madrileños paguen más impuestos".

Guerra abierta entre Montoro y González
El Gobierno del PP intentó justificar la brutal subida de impuestos, especialmente la del IVA, con la 'herencia' recibida. Pero ya en campaña electoral Rajoy decía que España estaba hundida y al mismo tiempo prometió bajar los impuestos. Desde luego se comprometió a no subir el IVA. Este incumplimiento electoral es un torpedo al corazón del electorado del PP y más cuando la Vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró en la rueda de prensa del Consejo de Ministros que la aprobó que era una subida "temporal" por un año. El PP de Madrid fue el que más protestó, no en vano la ex Presidenta y lideresa, esperanza Aguirre, inició una campaña contra la subida del IVA del Gobierno Zapatero, con recogida de firmas a la que se tuvo que sumar Rajoy. Aguirre se ha encontrado con que Rajoy en su primer año de Gobierno subió el IVA del 16 o 18 al 21%.
Si el PP de Madrid intentó lavarse la cara, los enfrentamientos con Montoro se recrudecieron con González ya como sucesor de Esperanza Aguirre. En el año 2013 los Presupuestos Generales del Estado redujeron la inversión estatal en Madrid de mil millones a 300, la menor inversión desde el año 2004. También Esperanza Aguirre e Ignacio González habían protagonizado una campaña acusando a Zapatero de maltratar a los madrileños en los Presupuestos, y resulta que Zapatero invirtió el doble y el triple que Rajoy en Madrid.