Cientos de ciudadanos han salido a la calle por tercera noche consecutiva para manifestar su rechazo contra la corrupción, esta vez en la jornada en la que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareció ante los medios, sin admitir preguntas, para dar explicaciones por las graves acusaciones contra él mismo y contra altos dirigentes del PP por la presunta cuenta ‘b’ y los sobresueldos con dinero negro.

Una manifestación improvisada
La idea de la concentración ha partido otra vez de las redes sociales, de manera espontánea, lo que se ha notado en la manifestación. Los ciudadanos han marchado por las calles del centro de la capital, pero sin un rumbo marcado. El recorrido ha incluido la Puerta del Sol, Cibeles y la sede nacional del PP, en la calle Génova.

Fuertes dispositivos policiales
Según ‘El País’, un fuerte dispositivo policial en todos los puntos señalados ha vigilado a los manifestantes (jóvenes, parados, desahuciados, trabajadores que recién cumplían su jornada laboral, en general, personas de distinta edad y clase social), que se han concentrado de manera pacífica.

Leve incidente en el Paseo del Prado
A la altura del Museo del Prado ha tenido lugar un incidente, cuando uno de los coches que  intentaba avanzar ha golpeado, aunque de manera leve, a una manifestante y un grupo de personas ha rodeado el vehículo y le ha propinado algunos golpes. Pero, afortunadamente, el momento de tensión ha terminado ahí.

En la medianoche
Un centenar de personas se ha reunido en asamblea en la Puerta del Sol, pero la Policía ha pedido identificaciones y ha cargado para disolverlos. A medianoche, cientos de personas se mantenían en los alrededores de la calle Génova.

Barcelona
En Barcelona, más de un millar de personas se han concentrado durante la tarde ante la sede del PP de Barcelona para protestar por el caso Bárcenas. La protesta también ha sido convocada a través de las redes sociales, con el apoyo del movimiento de los indignados, informa EFE.

Sobres con los sobresueldos
Los manifestantes han iniciado su recorrido en la Plaza de Cataluña desde donde han marchado hasta la sede barcelonesa del Partido Popular. Muchos manifestantes llevaban silbatos, cazuelas, escobas o unos sobres en los que estaban anotadas cantidades de dinero, en referencia a los presuntos sobresueldos del PP.

"Ladrones, dimisión"
Una vez ante la sede de los populares, los manifestantes han lanzado gritos como: "No nos mires, únete", "No hay pan para tanto chorizo", "Ladrones" o "Dimisión".

Fuerte despliegue policial
También en Barcelona la Policía desplegó un fuerte dispositivo policial. En la calle Urgell, donde está ubicada la sede del PP en Barcelona, han situado vallas a unos 20 metros del edificio, y en algunos instantes se han producido momentos de tensión, cuando grupos de manifestantes han lanzado huevos y naranjas contra los agentes.