La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha convocado este jueves una concentración frente a la Agencia de la Vivienda Social (antiguo IVIMA) para protestar por la venta de 32 promociones de pisos sociales al fondo Goldman Sachs en 2013. Durante la manifestación se ha vivido momentos de tensión cuando los agentes de la Policía, que blindaban la entrada al edificio, han empezado a pedir documentación a los activistas.



"Nos pondrían una sanción, si había más de 20 personas"

Los agentes impidieron a los manifestantes situarse en la acera del edificio y cerraron el tráfico con dos coches policiales. Según confirmaron fuentes de la PAH a ELPLURAL.COM, a su llegada se les pidió la documentación uno a uno. "Cuando nos hemos presentado aquí, ya estaba la Policía. No nos han dejado acercarnos a la puerta. Nos han dicho que si había más de 20 personas, nos pondrían una sanción a todos. Nos han identificado. Unas compañeras han desplegado una pancarta y se les han acercado para pedirles la documentación ponerles una sanción", ha narrado Esther Muñoz, portavoz de la PAH en Valdemoro.

30 desahucios en noviembre
"Veníamos a ocupar el edificio y exigir nuestros derechos habitacionales, ya que somos todos afectados de difderentes sitios de Madrid", ha añadido Esther Muñoz, quien ha recordado que se les prometió que se revisarían "unos 30 desahucios que se realizaron en el mes de noviembre, de los cuales se pudieron parar 15, y que se iban a revisar uno a uno los casos que tenían pero no han hecho absolutamente nada".

El momento de máxima tensión se ha vivido cuando los agentes han vuelto a cruzar la calle para identificar a los activistas, que les han criticado porque, según han defendido, estaban realizado "una acción pacífica". 

"¡Que den la cara los culpables!
"¡Queremos justicia!", "¡Que dén la cara los culpables!", "¿Qué hacemos con nuestros niños en la calle?", han gritado dos activistas, quienes han recordado que "se han quedado en la calle familias con niños". Dos manifestantes han desplegado una pancarta en la que podía leerse: "Nos vendieron un sueño y hemos vivido una pesadilla".

Los agentes les han reprochado a los activistas que no hayan pedido "permiso" para realizar su concentración. Por su parte, algunos manifestantes han criticado a los policías, que, según les han gritado "sois obreros como nosotros... deberíais apoyarnos".