La presidenta de la Junta de Andalucía ha dado el primer aviso: Su deseo es terminar la legislatura pero al mismo tiempo viene a decir que si no se dan las circunstancias favorables podría optar por un adelanto electoral. No lo ha dicho contundentemente -eso nunca se avisa claramente- pero la frase de la también secretaria general del PSOE-A, "me gustaría agotar la legislatura, pero no me lo están poniendo fácil", es todo un toque a quienes se empeñan en poner piedras en el camino del Gobierno andaluz.

Aviso muy serio de Susana Díaz
Esta afirmación de Díaz es muy sorprendente y de gran calado político pues hasta ahora desde el PSOE andaluz hablar de anticipadas era un tema tabú y prohibido. Tras esta insinuación de la presidenta pueden abrirse todas las hipótesis. En realidad el aviso ha sido sutil, pero de mucha lectura política. Díaz ha afirmado en concreto que va a intentar agotar el mandato "porque Andalucía necesita estabilidad política", y que "hay una voluntad de PSOE e IU de hacerlo", pero lamenta que "los primeros compases no me lo ha puesto fácil". "La elaboración del presupuesto y la exigencia del objetivo del déficit por parte del Gobierno incumpliendo lo que acordamos en la Conferencia de Presidentes, no lo pone fácil".

Mensaje a IU para que se 'tranquilice'
¿Cómo se entiende este toque de atención? Sencillamente tiene dos vertientes. Por un lado, y aunque la relaciones con IU aparentemente sean cordiales, es cierto que ha habido dificultades en la elaboración del presupuesto y ciertas tiranteces en el día a día por la tendencia de algún sector de la coalición de izquierda a reivindicar para sí determinados aspectos de la gestión del Gobierno andaluz. Más que una crítica es una advertencia cara al futuro. Declaraciones como las de ayer en la La Sexta Noche de Julio Anguita criticando el pacto de gobierno andaluz y críticas abiertas de sectores como el de Sánchez Gordillo ayudan poco a que la confianza entre los dos socios se consolide.

Respuesta al castigo del PP a Andalucía
Pero el principal receptor de este mensaje de Susana Díaz es el PP y en Gobierno de Rajoy. La Secretaria General del PSOE andaluz le está diciendo nítidamente a Moncloa y al partido que los sustenta que basta ya de apretar y ahogar con la política de austeridad. Que se vaya planteando que no puede seguir castigando a Andalucía boicoteando leyes y medidas como la de la Ley Antidesahucios o la subasta de fármacos, las políticas de becas o iniciativas propias de la Junta de Andalucía.

El PP principal damnificado de un adelanto electoral
Díaz no da puntada sin hilo y ha sido consciente de la repercusión de este aviso. Si a alguien perjudicaría un adelanto electoral ese sería sin duda el Partido Popular en Andalucía. Y si a alguien beneficia en términos electorales es al PSOE que ya ganaría ampliamente al PP sin contar aun con el "efecto Susana" que va a más. De paso y como estrategia política "pone de los nervios" al PP andaluz "en busca del candidato no hallado". Tras la huida de Arenas, el PP ha pasado, según todas las encuestas, de haber ganado por escaso margen las autonómicas ha poder perderlas en estos momento por más de un siete por ciento de diferencia. Además a la falta de liderazgo -Zoido ya ha dicho que se va y se recluye en el ayuntamiento de Sevilla- se une el problema del candidato a dirigir el partido y presentarse a la presidencia de la Junta. No hay candidatos, o hay demasiados según se entienda. Rajoy tuvo que abortar una operación de Cospedal para que no fuese nominado su preferido, José Luis Sanz. El PP andaluz anda desnortado, con presiones provinciales, huérfano de candidato y con peleas internas entre provincias que se agudizarán con el tiempo.

El patio del PP o la jaula de grillos
A falta de candidato todo son cábalas. Rajoy quiere que sea Arias Cañete -así esta el patio-. Cañete no quiere bajar a la arena andaluza "ni loco". Fátima Báñez quiere pero el PP andaluz la ve como una garantía, eso sí garantía de debacle electoral. Málaga quiere una opción, Cádiz otra, Jaén podría unirse a estas dos provincias críticas. Almería se divide por los problemas legales de su presidente Amat entre lo que diga Madrid y la Delegada de Gobierno, Carmen Crespo. Córdoba impulsa a Nieto pero éste no encuentra apoyos. Huelva o Granada no cuentan y Sevilla apuesta claramente por un José Luis Sanz apoyado por Zoido y Cospedal pero que "Génova 13" no acaban de ver.

A Díaz no le temblará el pulso
Así las cosas es más fácil entender las claves políticas que encierran las declaraciones sorpresivas de hoy por parte de la presidenta. Díaz ha venido a decir "yo tengo la sartén por el mango" y mi deber es defender a los andaluces del austericidio del Gobierno central. Díaz quiere aplicar su política de defensa numantina del Estado del Bienestar y si para ello es necesario "amenazar" al PP con un adelanto electoral que hundiría a los conservadores andaluces en una nueva travesía del desierto, la presidenta no dudará en hacerlo. Al fin y al cabo es una manera de defenderse de los ataques de Gobierno central. Que vaya tomando nota el ministro Montoro pues llegado el caso de que la asfixia a la que somete a la Junta de Andalucía no pueda aguantarse más, es probable que a Susana Díaz no le tiemble el pulso en defensa de los intereses de su tierra. Y si hay que ir a elecciones anticipadas es probable que lo haga.