Tras el terremoto político de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre la Gürtel se abren nuevas especulaciones de un caso, del que recordemos, quedan aun seis piezas más por resolver. Y es que en distintas fases de la instrucción judicial salieron a colación posibles ramificaciones de la trama corrupta en otros territorios distintos a Madrid o Valencia, como es el caso de Andalucía y más en concreto de Málaga y Jerez. 

Málaga ya ha salido tocada de esta sentencia puesto que uno de los condenados a la pena de siete años y diez meses de cárcel es el ex concejal del PP de Estepona, Ricardo Galeote, por delitos de prevaricación, fraude, cohecho pasivo y falsedad documental. No en balde el caso Gürtel se inicia en febrero de 2009 cuando la Audiencia Nacional decide investigar una trama de corrupción que podría haber operado en Valencia, Madrid y la Costa del Sol.

Pues bien, con estos antecedentes y a la vista de la sentencia, el grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Málaga ha exigido que se constituya una comision de investigación que clarifique si los populares malagueños de la capital "se beneficiaron en campañas electorales municipales de fondos cuyo origen provenga de esta trama de corrupción y financiación ilegal". Según Izquierda Unida existen suficientes indicios que abonan esta hipótesis.

Málaga, "Papeles de Bárcenas" y Arriola
La formación basa su acusación en que dentro de los denominados "papeles de Luis Bárcenas" se hallan hasta doce referencias de ingresos y transferencias de dinero con los epígrafes "a Málaga", "a concejal de Málaga". Fueron cantidades que oscilan entre los 3.000 a los 20.000 euros. Se da la circunstancia de que Pedro Arriola, marido de la ex alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos, es la persona que en más ocasiones aparece "recibiendo sobres de dinero negro de las comisiones de la corrupción". En total el nombre del gurú demoscópico de Mariano Rajoy se ve reflejado en los famosos y comprometidos papeles de Bárcenas en 99 asientos contables.

Izquierda Unida ha solicitado que se investigue si existe relación entre la financiación de las campañas electorales municipales del PP de Málaga y estas revelaciones. No es casual, apunta IU, que el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruiz, pidiese los libros de contabilidad de los populares malagueños desde 1998 a 2011.

¿Fue dopado el PP?
Derivado de ello IU mantiene que "existen fundadas sospechas de que el PP acudiera dopado a las elecciones municipales de 2003 y 2007. Sobre este aspecto, recuerda la coalición de izquierdas, que el despliegue de medios en ambas campañas de comicios locales fue manifiestamente "superior al resto de partidos". Plantea, también, más dudas sobre otros aspectos de la financiación de ese partido, exigiendo que se aclaren las "sombras" sobre las obras realizadas en la sede del PP de la Avenida de Andalucía. Dichas obras de readaptación se hicieron sin licencia municipal y las llevó a cabo una constructora que posteriormente alquiló las oficinas a los populares. IU cree que no quedó acreditado quién pagó esta remodelación.