El magnate Sheldon Adelson EFE/Archivo



Para Esperanza Aguirre antes y ahora para su sucesor en la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el proyecto de Eurovegas es un proyecto estrella de su Gobierno, al que han puesto solo alfombras rojas para que pueda llevarse a cabo. Para el magante del juego Sheldon Adelson es un destino más en una lista de 10. En la presentación de los resultados trimestrales de las Vegas Sands a analistas e inversores, el pasado miércoles, no se mencionó ni una vez a Madrid.

El último de una lista de 10
El 30 pasado de enero, Las Vegas Sands acompañó su presentación de resultados con un documento de 36 páginas en el que hablaba de su estrategia, también la global. Diez destinos: Macao, Japón, Corea del Sur, Vietnam, Singapur, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y, por último, la Unión Europea identificado en el documento de presentación como “Europa-Madrid”.

El marco normativo de cada ciudad
La importancia que le concede el Gobierno madrileño no es la misma que la tiene para Sheldon Adelson y, por otra parte, el magnate está pendiente de que la normativa se adapte a sus caprichos. En declaraciones recogidas por El Mundo, la empresa ha aclarado que “no vamos a comentar qué país o lugar puede estar en una fase más prematura o más avanzada para no limitar las posibilidades de cada proyecto. Eso depende de cada uno de sus sitios y de sus líderes”. Es decir, que las Vegas Sands mira muy bien cuál es el marco normativo de cada ciudad en dependencia de sus intereses.

En documento de la empresa sobre el proyecto Eurovegas, se expresa que se está a la espera de que las autoridades de “la Unión Europea, nacionales y locales” para que “revisen una legislación que facilite” la inversión en Madrid.