El líder del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado este martes a través de su twitter que la atleta Marta Domínguez será la candidata al Senado de su partido por la provincia de Palencia. "Acabo de hablar con Juan Vicente Herrera -presidente de la Junta de Castilla y León y del PP en esa Comunidad- y Marta Domínguez será la candidata del PP al Senado por Palencia", anunciaba  Rajoy en la citada red social.

Salto a la política nacional de cara al 20-N
La atleta palentina había sido imputada por dopaje en relación con la Operación Galgo y por el suministro de fármaco sin receta médica, aunque fue exculpada de ambos cargos en abril y julio de este año. A pesar de que el anuncio de Rajoy ha encontrado un gran eco, no se trata de un fichaje propiamente dicho, ya que la atleta fue incluida en las listas municipales del PP en las municipales de Palencia de 2003 y fue concejal de Deportes en aquel Ayuntamiento hasta 2007. Pero su salto a la política nacional se produce en un momento importante, de cara al 20-N y tras haber superado las acusaciones que pesaban sobre ella.

El regatista Ballester, imputado junto a Matas
A la vista de algunos precedentes de figuras ajenas a la política cuyo tirón intenta aprovechar el PP, Domínguez quizá debería encontrar motivos para la preocupación. Los populares han acabado implicando en varios de sus escándalos a sus reclamos deportivos. El caso más grave es el de Pepote Ballester, el regatista que alcanzó notoriedad pública al conseguir una medalla de oro en Atllanta’96. Jaume Matas lo nombró a bombo y platillo director general de Deportes cuando presidía el Gobierno de Baleares, pero como el propió expresidente, acabó imputado por el injustificado sobrecoste en la construcción del velódromo Palma Arena.

El trago de Niurka Montalvo con Camps
Otro expresidente, Francisco Camps, hizo pasar un mal rato a la exsaltadora Niurka Montalvo, oro en los campeonatos del Mundo de Sevilla'99 y en la actualidad secretaria autonómica del Deporte en la Generalitat valenciana. Montalvo fue uno de los altos cargos de la Generalitat que tuvo que acudir al Tribunal Superior de Justicia de Valencia citados por la defensa de Camps para desvincular los trajes regalados por 'El Bigotes' de un presunto delito de cohecho. La acusación siguió su curso y acabado con la presidencia de Camps.

Un gimnasta en el epicentro de la Gürtel
La Gürtel ha pasado factura a otros deportistas, al menos en términos de imagen. En el epicentro de la Gürtel, Boadilla del Monte (Madrid), el exalcalde Arturo García Panero, imputado por sus negocios con Correa, incluyó al gimnasta Jesús Carballo –dos veces campeón del mundo- para imponerse en las elecciones. No fue sólo un reclamo electoral, sino uno de los ejes de su legislatura, y es que en lo puso a la cabeza de un Centro de Gimnasia que debía convertirse en espacio de referencia nacional para este deporte. El proyecto suponía la cesión de suelo público para un proyecto privado, pero continúa incluso. Para colmo de susceptibilidades, no sólo estaba de por medio un alcalde vinculado a la Gürtel, sino que la construcción y gestión del gimnasio fue adjudicada a Trapsa, una de las empresas que pertenecía al conglomerado del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán. Trapsa no sólo era ajena a las negocios de la construcción e incluso del deporte. Además se vio salpicada por escándalo de Fundescam de presunta financiación irregular del PP de Madrid.

Fiascos ajenos al deporte: Neira y Cortés
Aunque ajenos al deporte, otros casos recientes de fichajes mediáticos de los que ha acabado prescindiendo el PP son los de Jesús Neira y Juan José Cortes. El profesor Neira fue fichado por Esperanza Aguirre tras saltar a la fama tras caer en coma por defender a una mujer de una agresión machista. Tras varias declaraciones de corte antidemocrático ante las que reiteradamente hizo la vista gorda Aguirre, la Comunidad de Madrid acabó echando a Neira de un puesto creado ad hoc para él. La razón: fue detenido por conducir ebrio y se justificó como había sobrevivido hasta entonces a otros escándalos, atacando al Gobierno de Zapatero. Mientras, Cortés ha denunciado su exclusión de las listas del PP para el 20-N después de que le ficharan sonoramente como asesor de Justicia. Rajoy contó con él después de que se convirtiera en un personaje popular por sus denuncias de los vacíos judiciales que precedieron al caso de su hija, Mari Luz, secuestrada y asesinada. Cortés cayó en desgracia en el PP tras ser detenido por disparar presuntamente en un tiroteo.