El hecho de que el Tribunal Internacional de Justicia de la ONU no haya sentenciado que durante la guerra de los Balcanes Serbia y Croacia cometieron genocidio (consultar sentencia) si bien puede provocar cierta perplejidad para el profano,  sí que puede suponer un alivio en el camino hacia el entendimiento entre ambos países. Esa es la opinión de los juristas consultados por ELPLURAL.COM ante este dictamen del máximo órgano judicial de la ONU después de 16 años de deliberaciones.

“En termino políticos, ¿cómo hubiera reaccionado el nacionalismo serbio si después de que el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia ha estado condenando a antiguos dirigentes, se hubieran sentido también condenados como país? ¿Hubiera avivado más el odio? Es posible”, resumieron.

“Jurídicamente no se ha demostrado”
“El tribunal no dice que no haya habido genocidio, sino que jurídicamente no se ha podido demostrar que haya habido un genocidio”, afirma Manuel Miguel Vergara, director del departamento legal de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y experto en jurisdicción universal y crímenes de lesa humanidad.

Intención de destruir
Explica el abogado que una cosa es el hecho histórico y otra que se produzca esa demostración desde el punto de vista jurídico. “El genocidio exige, además de una serie de actos destructivos,  la intención de destruir o acabar con un grupo por sus características raciales, étnicas, etc.  No se ha podido demostrar esa intencionalidad de destruir en todo o en parte”, explica.

Sí hubo responsabilidad de Serbia
En esos términos se expresó el presidente del Alto Tribunal Internacional de Naciones Unidas, Peter Tomka, que, dejó claro que las fuerzas serbias cometieron crímenes, pero no intentaron "acabar con toda o parte" de la población croata. "Serbia no cometió genocidio en Croacia durante la guerra", si bien comentó la responsabilidad de Serbia por no prevenir estos hechos.

También de Croacia
Algo parecido ocurre con Croacia país a quien la Corte no reconoce ese intento de genocidio ni que existiera intención de cometerlo en la denominada Operación Tormenta que tuvo lugar en 1995. También aquí matizó Tomka que Croacia había sido responsable de la operación.

Juzgar a Estados
¿Por qué es este Tribunal el que ha tratado el proceso entre Croacia y Serbia? “El Alto Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas dirime  causas entre Estados. Por el contrario, el Tribunal Penal Internacional de La Haya juzga a las personas”, aclara Manuel Vergara.

De acuerdo para pleitear
Esta Corte es la más antigua y entiende de todo tipo de procesos que impliquen a dos Estados (no exclusivamente de índole penal). Serbia y Croacia se pusieron de acuerdo para acudir a esta instancia al considerar cada uno que el otro había vulnerado tratados y obligaciones internacionales y en concreto la Convención de prevención del genocidio de 1948.

En tablas
Durante casi dos décadas en la sala se ha podido escuchar un terrible relato de crímenes y desolación en que cada país arrojaba al otro la responsabilidad de una enorme tragedia. “La sentencia ha dejado la partida en tablas”, concluía Manuel Vergara. Probablemente, como señala el jurista, cuando el Tribunal, en la sentencia, les ha animado a cooperar y a buscar compensación para las víctimas, “el objetivo no está lejos de seguir intentando un acercamiento".