Según el jefe de estado francés, los países europeos tienen que concentrase en "reducir el déficit, reducir los gastos y mejorar la competitividad de nuestra economía para recuperar el crecimiento", y reaccionar con "sangre fría" y "no volvernos locos porque una agencia ha hecho un comentario".

Agencias de calificación
Sarkozy hizo estas valoraciones durante una conferencia de prensa en Madrid con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que apoyó su idea de imponer una tasa a las transacciones financieras. El presidente francés se refirió a que "no son las agencias de calificación las que tienen que definir las políticas de los países". También aludió al hecho de que -sin citarlas- el viernes una de esas agencias (Standard & Poor's) rebajó la máxima calificación de la deuda francesa, mientras que hoy, otra (Moody's), la dejó sin cambios.

Éxito
Dijo asimismo que hay que tener en cuenta que las economías de los países que forman la Unión Europea están "muy interrelacionadas". "Si España no tuviera éxito en esto (en sus medidas frente a la crisis), todos nos veremos afectados. Si Italia no tiene éxito, todos nos veríamos afectados", afirmó Sarkozy.

Medidas "valientes"
El jefe del Ejecutivo español afirmó por su parte que si los países de la Unión Europea "cumplimos con nuestro deber y hacemos las cosas bien", y también las instituciones comunitarias, "esta crisis la vamos a superar y no en mucho tiempo". Sarkozy alabó las medidas adoptadas por el nuevo gobierno español que encabeza Mariano Rajoy, que calificó de "valientes", y afirmó que Francia "quiere seguir trabajando con España" al servicio de la construcción europea. El presidente francés es el primer mandatario extranjero que se reúne con Rajoy tras su llegada al poder, en diciembre pasado.

Toisón de Oro
Poco antes de su reunión con Rajoy, Sarkozy recibió la orden del Toisón de Oro, la condecoración de la orden dinástica más prestigiosa del mundo, que le impuso el rey Juan Carlos en reconocimiento de su apoyo a la lucha contra el terrorismo de ETA. En el acto coincidieron Mariano Rajoy y José María Aznar con los expresidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.