Es decir, la economía española, según el presidente francés, habría salido de la zona de riesgo de verse arrastrada por el efecto contagio de la suspensión de pagos de Grecia. En contraste, el presidente francés ha exigido al primer ministro griego, George Papandreu, y al italiano, Silvio Berlusconi, que sean "conscientes de su responsabilidad" y adopten "decisiones nuevas" para reducir su déficit.

Para Sarkozy, tanto monta, monta tanto
El presidente francés, eso sí, no ha olvidado que se acerca la campaña, y a los piropos al trabajo del gobierno español ha debido considerar necesario añadir a su correligionario de la derecha en España, y ha añadido que la mejora en la situación de la deuda en nuestro país se debe también  a la "responsabilidad" del líder del PP, Mariano Rajoy.