Sarkozy ha dicho que el Gobierno francés ya ha adoptado las medidas de recorte del gasto que debía aplicar y ha enviado un mensaje a los mercados, a los que ha avisado de que no decidirán la política del país. El presidente conservador ha defendido que “no se trata de reducir más los gastos” y que hay que trabajar “a favor del crecimiento, la competitividad y la reindustrialización”.

No confirma si se presentará a la reelección
A escasos meses de las elecciones presidenciales, que se celebrarán en abril-mayo de este año, Sarkozy no ha confirmado aun si se presentará a la reelección, en medio de un desgaste importante de su imagen debido a la crisis económica, que él ha calificado de “grave”.

UMP apuesta por el discurso xenófobo
En los pasados comicios, el líder conservador apostó en su campaña por un discurso xenófobo poniendo como pretexto la inseguridad ciudadana, con el que consiguió atraer el voto de la extrema derecha. Su partido, Unión por un Movimiento Popular (UMP), ha optado por mantener el mensaje, sobre todo ahora que el ultraderechista Frente Nacional, que lidera la hija de Jean-Marie Le Pen, Marine Le Pen, cobra fuerza y los sondeos le auguran entre el 17% y el 20% de los votos.

El ministro Guéant y la Derecha Popular
El máximo exponente del ala ultraderechista en el Gobierno de Sarkozy es el ministro de Interior, Claude Guéant, con sus amenazas de mano dura contra la inmigración. En vísperas de las elecciones regionales del pasado marzo Guéant afirmó que “los franceses, con tanta inmigración incontrolada, tienen a veces el sentimiento de que ya no se encuentran en casa, de ver prácticas que se imponen a ellos y que no corresponden a las reglas de nuestra vida social”. No es el único dentro de la UMP. Están los que integran la llamada Derecha Popular, creada en 2010. Y que mantiene un discurso similar al del Frente Nacional de Le Pen.

El avance de la extrema derecha, también en Italia
La ultraderecha está en auge también en Italia, donde la Liga Norte de Umberto Bossi ha radicalizado aun mas su discurso racista. Las encuestas dicen que gana un 5% en votos. Si es así y pasa del 7% al 12% llegaría a tener un peso considerable en el Parlamento.

Sus propuestas
La semana pasada, la Liga Norte presentó tres proyectos de ley en Lombardía contra los inmigrantes. Serán necesarios 15 años seguidos de residencia en la comunidad para obtener becas y disfrutar de guarderías y prestaciones sanitarias. Para las viviendas de protección oficial,  propone un techo máximo del 5% de ciudadanos no comunitarios en las listas de espera. Los ultraderechistas defienden que se trata de equilibrar la situación absurda que hasta ahora premia a los últimos en llegar en detrimento de los nacionales.