Tal y como habían anunciado el viernes, y a pesar de un primer intento de Pedro Sánchez en el que no pudo contactar con Pablo Iglesias, finalmente esta noche ambos han hablado. Según han informado desde ambas formaciones, los secretarios generales del Partido Socialista y Podemos ha conversado alrededor de unos veinte minutos.

Ambos han acordado continuar hablando sobre la posibilidad de un cambio progresista, aunque el socialista ha insistido en la necesidad de hablar antes de la políticas que de los puestos.

 

 

Asimismo, el líder de los socialistas también ha insistido en la necesidad de respetar los tiempos y esperar el mandato del Rey, mostrando su indignación durante la charla por "el uso partidista" que ha hecho Mariano Rajoy de las instituciones. En este sentido le transmitió a Iglesias que "se puede dar un paso al frente o atrás, pero nunca al lado". Lo que parece evidente y así también se lo comunicó al dirigente de la formación morada, es que Pedro Sánchez mantiene su voluntad de conversar con todas las fuerzas políticas que quieran un cambio progresista y reformista, insistiendo en la necesidad de hablar antes de las políticas que de puestos.

Por su parte, Pablo Iglesias recalcó la importancia de "no dilatar más el tiempo" este proceso y trabajar para un Gobierno progresista de cambio plural y proporcional que apueste por "políticas económicas redistributivas, la plurinacionalidad y el diálogo con las fuerzas que no comparten hoja de ruta con el PP".

Tras esta primera conversación después del ofrecimiento de Podemos y el rechazo del PSOE, los dos secretarios generales quedaron en volver a hablar esta semana.