“Señor Presidente. Los acuerdos adoptados el pasado día 7 en la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea con Turquía, en relación con la política a mantener respecto de los refugiados, están generando una fuerte conmoción en la opinión pública de la mayor parte de los países europeos”. Con estas palabras empieza la carta que el líder socialista, Pedro Sánchez, ha enviado al presidente en funciones, Mariano Rajoy, y al resto de portavoces parlamentarios para mostrar su desacuerdo con el acuerdo firmado entre la Unión Europea y Turquía.

Según lo pactado, los refugiados que lleguen a territorio europeo podrán ser devueltos de forma inmediata a Turquía o; usando otra terminología más clara, se permiten y se apuesta por las devoluciones en caliente.

Según explica Sánchez, la ciudadanía está poniendo “sobre la mesa la posible ilegalidad de los acuerdos firmados en el Parlamento Europeo” pues, “este cambio de actitud supone una omisión de la responsabilidad de la Unión Europea respecto del respeto de los derechos humanos”. Con la llegada de este acuerdo, en su opinión, la UE se aleja de sus objetivos y viola uno de sus valores fundacionales: su compromiso con la dignidad de todos los seres humanos.

Exige a Rajoy que actúe

Todavía hay margen de maniobra. Aunque la decisión se tomó el pasado 7 de marzo, no se ratificará y será oficial hasta que se celebre el próximo Consejo Europeo el 17 y 18 del mismo mes. Por ello, ha exigido a Rajoy que no se escude en su condición de presidente en funciones y represente a España y su posición: rechazar las devoluciones, pues lo contrario solo lo quiere el PP.

“Su Gobierno está, legalmente, en funciones. Esa condición, aunque limita sus facultades, no le impide, por supuesto, representar a España en la reunión del Consejo”, ha escrito Sánchez. “Pero si la condición de ‘en funciones’ le está llevando, como no podía ser constitucionalmente de otro modo, a limitar su actuación a la mera ‘gestión de los asuntos ordinarios”, no es admisible que acuda usted al Consejo Europeo a defender una posición que sólo cuenta con el apoyo de su propio Partido”.

Si Rajoy continúa con su postura, dice Sánchez, no solo está limitando al próximo Gobierno; sino que estaría “comprometiendo a España con una política que, para el conjunto de la oposición, sólo merece rechazo y repulsa”.

Señor presidente en funciones… de explicaciones

Por todo ello, Sánchez ha vuelto a pedir la comparecencia de Rajoy en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones, un hecho que debería ser “insoslayable, sin que quepa argumentar que el Gobierno en funciones no está sometido al control de una Cámara que no le otorgó, en su día, su confianza”.

Aboga por la solidaridad de los españoles

Y es que, el PSOE no ha llegado a entender nunca la postura adoptada por el partido en el Gobierno, el PP, y su cerrar las puertas a cal y canto a los refugiados. Tras semanas de polémica y negativas, el Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió en una reunión bilateral con Angela Merkel a aumentar el cupo desde los 2.739 que anunció la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaria, a 16.000. La realidad ha sido muy diferente. La cifra ha ido menguando hasta llegar a los 18 refugiados que viven a día de hoy en España.

“Criticamos en su día la cicatería de la posición inicial del Gobierno que usted preside en cuanto al número de refugiados que estaban dispuestos a acoger en España, saludamos el cambio de actitud que les llevó a elevar dicho número hasta superar los 16.000 aunque lo cierto es que no hayan llegado, en la práctica, a la veintena”, recuerda y lamenta Sánchez.

Pero, sobre todo, el líder del PSOE ha querido recordarle una cosa a Rajoy, que los españoles son solidarios, que escuche su ofrecimiento porque, mientras su Gobierno se cierra en banda, sus ciudadanos están dispuestos a ayudar.

“Los españoles hace ya tiempo que vienen dando pruebas de su solidaridad frente a la lacerante situación por la que, desde hace meses, vienen pasando miles y miles de personas que cruzan el extremo oriental del Mediterráneo para huir de la guerra, el terrorismo y la persecución política que asola países enteros (Siria, Irak, Afganistán…)”.

“Ahora, su Gobierno ha asumido la decisión adoptada el día 7 de marzo a la que me refería al principio de estas líneas y, a lo que parece, está decidido a formalizar en el próximo Consejo Europeo de los días 17 y 18 del mismo mes”.