Rubalcaba, que ha calificado la sanidad pública como “la niña de los ojos, la joya de la corona”, ha criticado la política de advertencias sin concreción y a veces contradictorias que, de manera acelerada, están realizando desde el Gobierno y el PP: “si tienen algo que anunciar, que lo hagan ya”, ha pedido el líder socialista, que ha exigido que se acaben con las declaraciones del ministro de Economía y otros dirigentes ‘populares’: “En plena campaña de las elecciones catalanas, el PP se mostró favorable al euro por receta, que es una forma de copago –ha dicho Rubalcaba-, aquello se sepultó y ahora resurge como el monstruo del Lago Ness”.

Llamaditas a las farmacéuticas
El dirigente socialista ha aceptado que el sistema puede tener desajustes que necesiten reformas, pero también que “la sanidad es comparativamente barata y funciona muy bien”, además de que se trata de un sistema muy consensuado social y políticamente y ha advertido que “si quieren modificar el modelo, nos van a tener en frente”. Si hay necesidad de dinero, ha dicho, antes de tocar la sanidad, que se recupere el impuesto a las grandes fortunas “que en otras partes se aplica”.

En el mismo sentido, el Secretario General del PSOE ha insistido varias veces en criticar el boicot por parte del Gobierno central de la subasta de medicamentos entre las farmacéuticas que se pretendía en Andalucía “y que nadie me ha explicado porqué se ha paralizado, cuando es evidente que cuantos más medicamentos se compren, más baratos resultarán”. En este sentido ha hecho una grave acusación: ha anunciado que según sus informaciones el Gobierno ha hecho “llamaditas” a las empresas farmacéuticas para que no se presentaran a esa subasta.

Preocupaciones por imagen exterior de España
En cuanto a la situación política en general, Rubalcaba ha comentado que en la Comisión Ejecutiva de su partido han llegado a la conclusión de que hay diversas razones para la preocupación. “Una por la marcha de nuestra economía, que no es buena” ha dicho, antes de comentar su desacuerdo con unos presupuestos que no traen “sino más recortes”, cuando “solo con ajustes no se puede salir de la crisis”. Otra preocupación por “el rumbo del Gobierno”, que está haciendo “tabla rasa de los derechos laborales”, y ahora anuncia “recortes en sanidad y educación” aunque sea “de forma confusa”.

Y por último, “por las actitudes” de Rajoy el PP que “anteponen sus intereses a los de España, como lo hicieron en los últimos 4 años”. En este sentido, Rubalcaba ha querido dar ejemplos, y se ha referido al daño a la credibilidad internacional que para España ha tenido el que fuera y dentro “se hable continuamente de la herencia recibida” como justificación del déficit y echando “dudas sobre las cifras que el Gobierno anterior presentó en Bruselas”; postergar la presentación de los presupuestos para favorecer a sus candidatos en Andalucía y Asturias, “lo que ha creado más desconfianza hacia nosotros”, y presumir de “músculo político” tras la cumbre de la Unión, con aquella declaración de autonomía fiscal que luego tuvo que corregir y aceptar el recorte del déficit al 5,3% después de decir que lo iba a dejar en el 5,8%.

Consenso para ganar imagen ante inversores
Aún así, Rubalcaba ha anunciado que está dispuesto a buscar consensos, “porque este es un momento más de unir que de dividir, un momento de recuperar consensos, que es una forma de recuperar consensos y ganar imagen ante los inversores”. En este sentido el líder socialista ha aclarado que no ha recibido ninguna llamada en los últimos días del presidente del
Gobierno, pero que “si cree que eso (una reunión personal) ayuda a España, me tendrá”.