Por eso Rubalcaba, en la Conferencia Política que celebra el PSOE, ha asumido un compromiso de asegurar una sanidad pública, para todos, “sin realizar recortes en las prestaciones y sin instaurar el copago”. Y ha dibujado el camino para lograr esa meta.

Más impuestos a tabaco y alcohol
El candidato socialista ha explicado que en estos momentos la previsión del déficit de la sanidad para 2012 es de 2.000 millones en el conjunto de las Comunidades Autónomas. Un déficit que amenaza con ahogar el Servicio de Sanidad Pública, pero que él ha propuesto enjugar con tres medidas básicas que ayudarían a recaudar el dinero preciso para hacer frente a ese desvío presupuestario.

La primera de esas medidas sería aumentar un 10% el impuesto sobre dos productos cuyo consumo resulta muy costoso a la propia sanidad: el tabaco y el alcohol.  Se estima que el consumo de estos dos productos está detrás del 25% del gasto sanitario –un 15% el tabaco, un 10% el alcohol-, por lo que Rubalcaba ha considerado que estaría “muy justificado” cargar los impuestos sobre quienes lo consumen. El cabeza de cartel del PSOE piensa que con ese aumento impositivo se podrían recaudar 1.000 millones de euros. Es decir, el 50% del déficit previsto.

Mejor gestión, fuera desgravaciones a la sanidad privada
Rubalcaba ha partido de un supuesto para explicar su segunda propuesta de incremento de ingresos. En estos momentos la cobertura de la sanidad pública alcanza al cien por cien de los españoles, ha venido a decir, por tanto quien quiera tener una cobertura sanitaria privada a través de algún seguro médico no puede percibir exenciones fiscales. En este concepto el candidato del PSOE ha asegurado que se ahorrará el Estado unos 300 millones de euros.

El tercer bloque de ahorro propuesto por Rubalcaba vendría de una mejora de gestión en el cobro por los servicios que presta el servicio público a aseguradoras, mutuas y extranjeros que viven o visitan España. Según ha comentado Rubalcaba la gestión del reclamo de estos servicios ahora se hacen a menudo “mal y tarde”, por lo que “hay que reforzar los mecanismos de gestión” para agilizar esos cobros. De esta manera piensan los socialistas que podrían recaudar “fácilmente” 700 millones de euros más.

Cooperación del Estado con las Comunidades Autónomas
De esta manera, los 1.000 millones por el aumento de impuesto sobre tabaco y alcohol, más los otros mil por las mejoras de gestión del dinero público, la candidatura de Rubalcaba suma esos 2.000 millones que prevén tendría el sistema nacional de salud en 2012 y los años siguientes.

Pero además, Rubalcaba ha anunciado que si gobierna negociará con las Comunidades Autónomas para que el déficit ya existente, que ha cuantificado en 12.000 millones de euros, se enjuague en 4 años ¿Cómo? Rubalcaba ha dicho que el gobierno tendrá que exigir a las comunidades que de los 8.000 millones que van a recibir del Estado conforme al nuevo sistema de financiación, 3.000 millones, de manera obligatoria se dedique a pagar esa deuda. Y al tiempo ha dicho Rubalcaba, va a pedir que se cree un mecanismo de control en el que estén presentes el gobierno central y los autonómicos para asegurar de algo fundamental, que el dinero que se transfiere desde el estado para ser utilizado en sanidad, no pueda ser desviado para pagar otros gastos que tienen las Comunidades Autónomas.