Sin embargo, Rouco hoy se ha permitido reclamar que la la ley de Dios, o sea, la Iglesia, tenga un mayor peso en la sociedad. El arzobispo ha relacionado las dificultades actuales con la "renuncia a vivir de acuerdo con la gracia y el amor de Dios", durante la celebración de la festividad de la Inmaculada Concepción, según Público.

"Nadie, si deja hablar sinceramente a su corazón y a su conciencia", lo puede negar, según ha advertido el cardenal, que ha reclamado  a sus fieles que "influyan" para que los "movimientos y corrientes de pensamiento y de poder en el mundo lo reconozcan".

¿La Iglesia no da directivas a los Gobiernos?
El 25 de noviembre, el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, aseguró que la Iglesia española no daría “ninguna directiva al nuevo Gobierno", porque “nunca” se ha hecho. Claro que lo dijo antes de calificar algunas leyes del Ejecutivo socialista de “injustas”, porque, según afirmó, “lesionan derechos fundamentales”, como la ley del aborto.

Las leyes "injustas" de los socialistas
Martínez Camino también incluyó en esas leyes “injustas” la del matrimonio homosexual, por el hecho de “borrar del lenguaje jurídico las palabras padre, madre, esposo y esposa”, lo que consideró “una innovación gravísimamente injusta con trascendencia educativa y social de gran relevancia”.

Camino negó que la Iglesia haya “convocado o animado a ir a ninguna manifestación” contra las leyes del Gobierno, aprobadas en el Congreso de los Diputados,  y alegó que si algunos obispos han acudido a las marchas contra las citadas leyes ha sido a título personal.

Rouco brindó colaboración a Rajoy
El arzobispo de Madrid manifestó hoy su deseo de que la Iglesia tenga un mayor peso en la sociedad. El día siguiente de la victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales, Rouco se apresuró a dar la enhorabuena al futuro presidente, al que ofreció su "humilde colaboración" y el "apoyo espiritual" de todos los católicos.