El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, no ha dado la sorpresa y ha seguido el guion esperado: votará ‘no’ a Pedro Sánchez. Rivera ha sentenciado que “la corrupción ha liquidado la legislatura”, pero el debate no es ese, sino “quién toma las riendas”. En consecuencia, ha instado a Mariano Rajoy a dimitir, convocar elecciones y “permitir una salida ordenada” en las urnas.

El líder naranja ha criticado que “no tenemos llamadas del señor Rajoy. Ni una sola llamada, ni una sola propuesta. A mí también me parece alucinante”. “Tampoco están en el hemiciclo acompañándonos”, ha añadido un Rivera que ha estado especialmente duro con el PP: “Es curioso que el partido del Gobierno interrumpa más a su principal socio que a los que votan en su contra en la moción de censura”.

“Se equivocaron de adversario -ha dicho Rivera mientras se dirigía directamente a la bancada popular- cuando hace pocos días me decía que cogiera ejemplo del señor Sánchez y me hablaba de lealtad. Mire la lealtad… Moción de censura. Y sin ni siquiera consultar”.

Rivera ha dado la razón a Rajoy en “eso de aprovechategui”, pero se equivocaron: “Dijeron ‘aprendan del PNV`. Pues ahí tienen ustedes la palabra del PNV”.

Ciudadanos insiste en la convocatoria de elecciones porque “ante una crisis de confianza, lo que hay que hacer es recobrarla. Y la confianza no la pueden dar 22 partidos distintos, sino el pueblo español”.

El secretario general del PSOE ha desvelado que la estabilidad, aún con el PP en el Gobierno y con la moción de censura sin concretar, no estaría asegurada ya que Rivera le confesó que no aprobarían el techo de gasto y levantarían el veto de la Mesa a varias leyes. Rivera le ha revelado que “lo de que no aprobaríamos el techo de gasto se lo dijimos al señor Maillo”, tras lo cual, ha despertado todas las alarmas con una pseudo-amenaza: “Yo no voy a contar aquó lo que usted me ha dicho del señor Pablo Iglesias y Mariano Rajoy”.

“Estoy convencido de que muchos socialistas no quieren que estén de la mano del señor Torra, ese de quien usted dijo que era Le Pen, y estoy de acuerdo”. En definitiva, Rivera asegura que “no puedo entender” la postura del PSOE: “Yo no quiero un Gobierno zombie por la corrupción, pero tampoco un Gobierno Frankenstein”.