La todavía edil del Ayuntamiento valenciano, Rita Barberá, tenía junto a su compañero de filas Alberto Fabra un compromiso en principio sencillo este jueves en Les Corts, someterse a unas preguntas sobre su idoneidad para representar a la Comunidad Valenciana en el Senado, a donde va a ir ahora. El requisito no es vinculante, pero la popular se ha mostrado muy nerviosa ante las preguntas de la oposición y ha perdido los papeles ostensiblemente.

"Alevín de diablesa"
En un momento de la comparecencia la diputada de Compromís Mireia Mollà ha cuestionado la "cultura democrática" de Barberá, quien le ha espetado que "más sabe el diablo por viejo que por diablo y usted lo que pretende es ser una alevín de diablesa". Además, Barberá, que se ha mostrado todo momento muy incómoda y crítica con el hecho de que tuviera que dar explicaciones, ha mostrado su teléfono móvil para denunciar que un actual edil de Compromís en el Ayuntamiento de Valencia se puso una camiseta en la que aparecía una caricatura "latigándome" [sic] y "presumiendo" de ello. "Ni una sola voz se ha levantado ante esta agresión", lamentó. Pero el PP ya llevó ese asunto a los tribunales y lo perdieron.

La indignación de Barberá puede verse a partir del minuto 22 de este vídeo.

Mollà, la diputada calificada de "alevín de diablesa", también ha respondido a Barberá a través de las redes sociales.