Este sábado ha sido el cumpleaños de Felipe VI. Su 48 aniversario no lo olvidará fácilmente, debido a la situación de incertidumbre política en la que está envuelta el país. Quedan 48 horas para que finalice la segunda ronda de consultas del Rey con las fuerzas parlamentarias; a dos días de cumplirse el plazo, aún no se ha despejado la incógnita de si algún líder político optará esta vez a la investidura, después de la renuncia en primera ronda del candidato del PP, Mariano Rajoy, y el deseo de tomar el relevo expresado por el socialista Pedro Sánchez.

De hecho, el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, ya ha avanzado que el presidente del Gobierno en funciones volverá a declinar ir a la investidura si continúa sin los apoyos necesarios, una postura que desde muchos sectores se ha calificado como "irresponsable". Sin embargo, los 'populares' lo tienen claro y en palabras de Maroto "si no hay modificaciones en los apoyos recibidos, no hay razones para que cambien las posiciones".

El martes, día clave
Tras el paréntesis del fin de semana, las audiencias con Felipe VI se reanudan mañana con el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que hace dos semanas lanzó una oferta de Gobierno conjunto con el PSOE.

No será hasta el martes cuando el monarca vuelva a citar en el Palacio de la Zarzuela a los dos principales candidatos en liza, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy.

Para los socialistas, si el martes Rajoy vuelve a decir "no" al Rey, "debería apartarse definitivamente de su partido y de la política" y dejar paso para que Sánchez intente formar una mayoría. "Rajoy tiene 48 horas para decidir si va a pasar a la historia como el presidente más irresponsable de la democracia", ha alertado el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, que ha acusado a Rajoy de haber provocado un "bloqueo institucional" con el único objetivo de intentar ganar tiempo.

"Fortalece" al PSOE

Hernando también ha aplaudido el apoyo de todos los barones socialistas al compromiso de Sánchez de consultar a la militancia cualquier posible acuerdo de Gobierno, porque "fortalece" el partido.

Una idea que no comparte en absoluto el popular Javier Maroto, que ha advertido a Sánchez de que la propuesta de gobierno "radical" que tiene en la cabeza es un "laberinto sin salida", al tiempo que ha abogado por el pacto de ambas formaciones y la que lidera Albert Rivera.

Precisamente, Ciudadanos, a través de su vicesecretario general, José Manuel Villegas, ha criticado a Rajoy por haber "tirado la toalla para poder presidir España" y ha confirmado que esta semana que mañana empieza su partido iniciará conversaciones con el PSOE.

Lío e incertidumbre
Si no hay acuerdo de Gobierno, y de acuerdo con la Constitución, los comicios generales deben repetirse si a los dos meses de la primera sesión de investidura ningún candidato logra la mayoría suficiente para ser presidente.

Pero el problema estriba en que, si nadie se sometiera a esa votación, no se fija ningún plazo para que el Gobierno siga en funciones y se convoquen nuevos comicios. Hay un precedente en el "tamayazo" en la Comunidad de Madrid en 2003, cuando un informe del Consejo de Estado avaló que la Asamblea regional convocara elecciones ante la imposibilidad de sacar adelante la investidura. Aquel informe consideraba que la falta de candidatos podría equipararse a una votación fallida, por lo que autorizaba a que comenzaran a correr los plazos para la convocatoria automática de elecciones. De ser así, sería el Congreso el que adopte ese papel para que corran los plazos, aunque esto no está ni mucho menos claro.