Rajoy dijo que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) son "duros, desagradables, incómodos y que no gustan a nadie", pero necesarios dado que "la alternativa era infinitamente peor".

"No esperamos ninguna ayuda del PSOE"
Durante su intervención, el jefe del Ejecutivo pintó una realidad apocalíptica por culpa del Gobierno anterior que no supo estar a la altura. A pesar de  todo, dijo, sus políticas están en el buen camino y se mostró convencido de que sacaría a España de esta situación el solito. "No esperamos ninguna ayuda de ellos", dijo en referencia al PSOE y añadió con menosprecio: "Aquellos que con sus políticas nos han traído hasta aquí no hayan comprendido todavía la situación en la que estamos".

En este sentido, ha lamentado que sean son "los que más protestan" por los recortes, y ha añadido que si España no tuviera deuda pública, los 29.000 millones que el Gobierno va a dedicar a pagar intereses, se podrían destinar a la mejora de los servicios públicos y a no subir los impuestos, entre otras cuestiones.

Con el PP sí se puede
Por el contrario, el PP sí sabe hacer bien las cosas. "El reto es gigantesco, pero insisto el Gobierno lo va a hacer y lo tenemos que hacer", dijo. Rajoy insistió en que ahora, por fin, España tiene "un rumbo". Eso sí, salvaguardó sus espaldas reconociendo que las medidas adoptadas no tienen efecto "ni dentro ni fuera" en el corto plazo, ha asegurado que lo harán a medio plazo y largo plazo.

Tras destacar que el Gobierno ha hecho en tres meses más reformas en la economía española que en los últimos ocho años, ha apuntado que "lo malo es que ya deberían estar hechas", con lo que habría unos problemas "muchísimo menores".

Gallardón y Báñez también arropan a Arenas
A la reunión también han asistido los ministros de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y de Empleo, Fátima Báñez, entre otros, para arropar al el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP y presidente del partido en Andalucía, Javier Arenas.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy (d), preside hoy, en Antequera (Málaga), la reunión del Comité Ejecutivo Regional de su partido en Andalucía, a la que también asiste el presidente del PP andaluz, Javier Arenas (i). EFE



Victoria amarga
El líder 'popular' quiso presidir este Comité andaluz en reconocimiento a la victoria de Arenas del pasado 25 de marzo, una victoria que en realidad es más bien la enésima derrota del sevillano ya que se quedó muy lejos de la mayoría absoluta que le vaticinaban las encuestas. Por el contrario, PSOE e IU sí suman esa mayoría que permitirá gobernar a la izquierda cuatro años más.

Perseverancia
Rajoy expresó su "apoyo y reconocimiento" al vicesecretario de Política Territorial del PP y destacó que "la perseverancia y la constancia siempre dan frutos en el futuro".