Rajoy lo ha hecho a su manera, asegurando que ‘él no haría algo así’… o si lo prefieren que a él no le pillarían en ese ‘pecado’. En concreto sus palabras dirigidas a Alfredo Pérez Rubalcaba han sido estas: “Cuando a usted alguien le fotografíe sin su consentimiento un mensaje que aparezca en su móvil yo jamás voy a utilizar eso en esta Cámara ni fuera de ella”.

El problema para el presidente del Gobierno es que el mundo no ha empezado hoy, que hay historia…, por ejemplo, que hay actuaciones precedentes suyas, y que hay constancia de veces en las que no se comportó con los demás como ahora pide que se comporten con él. Hay más casos. Pero estos son los dos más famosos.

Nos conviene que haya tensión
A final de la campaña de las elecciones generales en 2008, José Luis Rodríguez Zapatero acudió a una entrevista en Cuatro con Iñaki Gabilondo. Cuando acabó la entrevista, los dos personajes, sobre los rótulos y sin ser conscientes de que sus micrófonos estaban abiertos mantuvieron esta conversación:
Zapatero: Bueno, muy bien, yo estoy muy a gusto.
Gabilondo: ¿Qué pintas tenéis?, ¿qué sondeos tenéis?
Zapatero: ¡Bien! Nada, bien.
Gabilondo: Bien. Sin problemas, ¿no?
Zapatero: Lo que pasa es que yo creo que nos conviene que haya tensión

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=cVN7xk-_IaQ[/youtube]

Rajoy se aprovecha
Al día siguiente en su mitin de campaña, en Oviedo, Mariano Rajoy utilizó esta ‘pillada’, como se conoce en los medios de comunicación estos descuidos, y dijo que Zapatero en la entrevista “se quitó la careta y quedó el careto”, para acabar aconsejando a los españoles que "preparen los paraguas" y remató con una frase que había estado preparando todas las horas anteriores: "donde algunos ofrecen tensiones otros vamos a ofrecer soluciones, y donde dramatismo, reformismo".

Dos tardes de clases económicas
En septiembre de 2003, Zapatero era aún jefe de la oposición. En el Congreso había habido un debate de economía. El líder de filas socialistas mantuvo una conversación con los diputados Jordi Sevilla y Jesús Caldera después de sus intervenciones. La conversación fue grabada sin que ellos fueran conscientes. Se desarrolló así:
Jordi Sevilla: "Se te nota todavía un poco inseguro, has cometido un par de errores. Has dicho que aumenta la progresividad en lo del sistema fiscal y lo que aumenta es la regresividad, pero son chorradas...".
Zapatero: "Bueno, pero eso es lo mismo"
Jesús Caldera: "Nada, nada, di que has estado muy bien. Has estado muy bien".
Jordi Sevilla: "Lo que te quiero decir, lo que tú necesitas saber para esto son dos tardes".
Zapatero: "¿Sabes qué es lo peor?, que me gusta".

Mariano Rajoy, que hoy pedía, en una nueva versión de ‘la ley del embudo’, que no se utilicen políticamente los ‘descuidos’ ante los micrófonos, hace menos de un año, en Oviedo, en plena campaña para las elecciones autonómicas y locales, recuperó esta conversación para atacar a Zapatero: “El que iba a aprender economía en dos tardes no va a recuperar la confianza (de los españoles en sus medidas económicas) en una semana de campaña”.

Rubalcaba, en el que ha sido el primer cara a cara en el Congreso con Mariano Rajoy como presidente, ha acabado pidiendo al jefe del Ejecutivo que “tenga cuidado con los micrófonos, no vayan a pensar los españoles que sólo es sincero cuando cree que no le escuchan”.