Dicen quienes le conocen que Rajoy es amigo de sus amigos. Que no deja a nadie en la estacada siempre y cuando la lealtad sea absoluta. De hecho, en su equipo hay un buen número de gallegos, en especial de Pontevedra, a los que conoce bien de forma personal, bien por sus familias, y que sabe que siempre le serán fieles.

A cambio él ofrece la estabilidad laboral de puestos de alta dirección o, dicho de otro modo, los nombra cargos de libre designación o “de confianza” que destacan, sobre todo, por tener buenas retribuciones, es decir, para que no les afecte la bajada de ingresos de la mayoría de los asalariados españoles.

Esta misma semana, el presidente del Gobierno ha dado muestras de esto con dos de sus amigos más próximos, pero cuya situación interna había llegado a insostenible por diferentes motivos.

Amigos para siempre

Se trata de Jorge Fernández Díaz, el ex ministro del Interior, y José Manuel García-Margallo, titular de Asuntos Exteriores hasta la composición del nuevo Ejecutivo.

Tal y como informamos en ELPLURAL.COM esta misma semana, ambos tienen ya nueva ocupación. El primero pasará a presidir la Comisión de Exteriores, mientras que el segundo, por esas cosas del destino popular se encargará de la dirección de la Comisión de Seguridad Nacional. En efecto, tal y como llama la atención, se produce una especie de ‘cambio de cromos’ no sabemos si para que se vayan ‘fogueando’ en otras materias.

Lo que sí tienen bien asegurado los dos ex responsables ministeriales es un buen peculio. Es verdad que estos días ofrecimos las cifras que percibirán en sus nuevos cargos, pero a las que les faltaban algunos detalles, más que suculentos.

Casi 85.000 euros por cabeza

Así, como presidentes de una Comisión parlamentaria, Fernández Díaz y García-Margallo recibirán un sueldo anual de 84.966,56 euros por cabeza. Es una buena noticia para ellos, pero lo es más por el hecho de que de ese total 25.534,04 euros no tributan, vamos, que quedan limpios de polvo y paja, dando la razón a aquella abogada del Estado que en el transcurso de una de las sesiones del ‘caso Noos’ comentó lo de que el eslogan de que “Hacienda somos todos”, es sólo eso, un eslogan. Grosso modo, mensualmente por este concepto ingresarán al mes más de 6.000 euros (6.069,04, para ser exactos).

Pero hay más. Puesto que como el, hasta hace una semana, titular de Exteriores, también fue eurodiputado, resulta que a esos emolumentos le debe sumar otros 53.127,96 euros al año en concepto de ‘pensión’ por ese puesto en el Parlamento Europeo. De este modo, el campechano y poco amigo de Montoro, García Margallo, se embolsará cada año nada más y nada menos que 138.094,52 euros.

Los dos, por edad, deberían estar más que jubilados. García-Margallo es Inspector Técnico Fiscal del Estado y su colega Fernández Díaz, Inspector de Trabajo. Pero de momento, gracias a Rajoy, siguen estando muy por encima de lo que cobran sus compañeros de promoción en las oposiciones. Y decimos que gracias a Rajoy porque, no lo olvidemos, el presidente del Ejecutivo no tendría porque meter la mano en los cargos en el Congreso. Pero él ha sido quien ha sugerido a su Grupo Parlamentario dónde colocar los dos amigos.

Otros ejemplos de 'amigos' colocados

Es verdad que, en la remodelación del Gobierno, Morenés fue otro de los sacrificados, sin que todavía se le haya recolocado.

No obstante, después de observar lo 'estupendamente' que en el PP se trata a amigos y/o ex parejas, como Carmen Gámir, ex de Núñez Feijóo que, tras ‘dejarlo’ curiosamente encontró acomodo laboral en la Secretaría de Estado de Presupuestos; o, por mencionar a otra, la ex de Rodrigo Rato, no sería extraño que, en breve, tengamos noticias del nuevo puesto del ex ministro de Defensa