“Hay que ser exigente con uno mismo y yo lo soy. Me relaciono con los jovenes y digo algunas cosas que son muy duras. Estoy convencido que quien solo sirve para ser diputado, lo mas probable es que tampoco sirva para eso. Estoy convencido de que uno tiene que tener autonomia personal significativa y, cuando asume una responsabilidad publica, tiene que dar la dimension del servicio publico que se le exige pero no puede sentirse amarrado, no digo por vocacion, sino amarrado a una responsabilidad publica porque solo sabria hacer eso. Hay que tener la capacidad de hacer eso y otra cosa y otra cosa y la de mas alla. Lo mismo que digo para diputados digo para alcaldes, para cualquier puesto. Uno tiene que saber entrar y salir en la responsabilidad institucional sin que se le acabe el espacio”.