Está previsto que el lunes, el Partido Socialista reúna en su sede de Ferraz en Madrid a los miembros de la Comisión Permanente de su Ejecutiva. El objetivo es analizar cómo queda la situación tras el intento fallido de investidura por parte de su secretario general, Pedro Sánchez. A partir de lo que se acuerde en dicho órgano también, según señala Efe, se procederá a estudiar los próximos pasos con vistas a poder mantener opciones de poder formar gobierno.
Mientras esto sucede, este sábado se ha sabido que PSOE y Ciudadanos han acordado, ante el escenario abierto después de lo ocurrido esta semana, negociar conjuntamente con el resto de fuerzas políticas para desbloquear la situación.
  
En ruedas de prensa celebradas de manera consecutiva, los portavoces del partido naranja, Juan Carlos Girauta, y del socialista, Antonio Hernando, han señalado que no excluyen a ninguna formación para ese diálogo y que está abierto también a colectivos y organizaciones sociales.
  
Ambos han valorado el trabajo realizado en las últimas semanas y el documento de acuerdo alcanzado, que se va a abrir ahora, en las nuevas negociaciones, a posibles incorporaciones de esas otras fuerzas políticas y sociales. 
La duda a despejar es que si en esas apertura de diálogo con otras fuerzas se incluye al Partido Popular, posibilidad que el PSOE ha negado tajantemente en repetidas ocasiones y que hoy mismo algunos medios conservadores alimentan bajo la "necesidad" de llegar a un acuerdo global entre socialistas, Ciudadanos y 'populares'. En el otro extremo habría que abordar la otra opción, es decir, la de incluir a Podemos, algo que sin embargo los de Pablo Iglesias han venido descartando por su incompatibilidad con la formación de Rivera, por su proximidad a los planteamientos del PP, tal y como ha insistido su líder en las intervenciones en el Congreso de los diputados. 
Las próximas semanas se antojan claves para esprimir las opciones de alcanzar algún tipo de consenso.