Florentino Pérez, archiconocido presidente del Real Madrid,  uno de los grandes empresarios españoles que dirige el segundo grupo constructor más importante del mundo, no quiere hablar ni de política ni de políticos. Del Real Madrid sí, de política no. Suele ir a los desayunos informativos que se celebran en Madrid y que protagonizan representantes de los grandes partidos, pero no suele fotografiarse con ellos. Si le hemos visto en dos fotos relevantes: caminando al lado de Rajoy en Moncloa en una reunión que el Presidente celebró con empresarios y, más recientemente, en una foto de los empresarios madrileño-catalanes del grupo conocido como "puente aéreo" con el ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, a quien admira y de quien es amigo desde hace años. También comparte 'discreta amistad' con el ex presidente Aznar y sin embargo el Gobierno de Rajoy le ha declarado la guerra.

Recurso contra 'Castor', contra 'Gaviota' no
Muy pocos españoles sabían que existía una plataforma de almacenamiento de gas en la costa mediterránea llamada Castor. A raíz de unos temblores de tierra y las protestas vecinales, ahora es de sobra conocida. La actitud del ministro Soria fue muy llamativa, se fue a Castellón para convocar reuniones de urgencia, aseguró que los 'terremotos' eran culpa de la plataforma y que la cerraba. Luego empezó a dar marcha atrás, el cierre de Castor ahora es "temporal", el ministro dijo en rueda de prensa que la adjudicación y construcción de la plataforma había cumplido las exigencias legales y que había que esperar a estudios científicos. Bombero pirómano: primero incendia y alarma a la opinión pública y luego va con la manguera.
Pero hay un dato relevante, el 11 de mayo de 2012, mucho antes de que hubiera seísmos en la costa de Castellón, el Gobierno de Rajoy recurrió al Tribunal Supremo las condiciones de adjudicación del proyecto en 2008 que contemplan una indemnización de, como mínimo, 1.700 millones de euros en caso de caducidad o extinción de la concesión. Es decir, que antes de los terremotos el Gobierno ya había decidido ir contra Castor, lo que explica en buena medida las declaraciones alarmistas del ministro de Industria. El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso del Gobierno y considera que lo hecho por el anterior se ajusta a derecho, según informa hoy El Mundo. Pero hay un dato más, según ha podido saber ELPLURAL.COM, el almacén de gas subterráneo denominado ‘La Gaviota' y situado en el País Vasco, tiene la misma clausula de indemnización que Castor y sin embargo el Gobierno no la recurrió. Hay un dato, 'La Gaviota es propiedad de Repsol.

Tribunales y BOE
El Ministro de Industria, José Manuel Soria, es la punta de lanza en la guerra contra Florentino. Bien es cierto que el ministro de Industria ha batido un récord, tiene a todos los sectores energéticos en contra por su reforma eléctrica que en realidad no es una reforma, sino una subida de impuestos. Pero el Gobierno no solo ha recurrido a los tribunales para golpear a las empresas de Florentino Pérez, también al Boletín Oficial del Estado. Una de las primeras cosas que hizo Rajoy fue tumbar la denominada "enmienda Florentino" que, explicada llanamente, consistía en cambiar el funcionamiento de las empresas cotizadas para seguir el criterio "un accionista, un voto". Esto suponía de facto impedir que presidente de grandes empresas pudieran tener el control con un porcentaje pequeño de acciones. Aunque "un accionista un voto" iba en el programa electoral del PSOE de 2.008, la enmienda Florentino se interpretó como un apoyo del Gobierno Zapatero a Florentino en su guerra contra Ignacio Sánchez Galán en Iberdrola. Zapatero jamás intervino en asuntos de gobierno interno de las empresas y cuando se aprobó la enmienda lo que le preocupaba era la crisis, no los líos internos de Iberdrola. Soria y Rajoy dejaron claras sus intenciones nada más llegar a la Moncloa, y lo que se podía interpretar ahora como una decisión de que el Gobierno está con Galán, a raíz de la polémica Castor ya estamos hablando de otra cosa.

DE UCD a Aznar y Gallardón
En plena Transición Florentino Pérez militó en UCD y ocupó una dirección general en el gobierno de Suárez. Cuando el partido centrista estalla por los aires se embarcó en el proyecto fallido del Partido Reformista Democrático que presentó como candidato a la presidencia del Gobierno a Miquel Roca (actual abogado de la Infanta Elena). El batacazo fue histórico y desde ese momento Florentino Pérez abandonó la política y se dedico a la empresa, donde sí ha triunfado. Algunos amigos del presidente del Real Madrid aseguran que Florentino "se queja" de que Rajoy y su gobierno le atacan porque le consideran "amigo de Zapatero", lo cual no dejaría de ser pasmoso. Florentino Pérez pertenece al grupo de empresarios y banqueros que optan por llevarse bien con el Gobierno de turno, sea PP o PSOE, pero desde luego nadie puede decir que sea de izquierdas, ni siquiera progresista. Florentino Pérez admira a Aznar y su amigo del alma es Alberto Ruíz Gallardón, actual ministro de Justicia. Las razones por las que Rajoy y José Manuel Soria le tienen tanta inquina siguen siendo un interrogante.