Uno de los momentos más llamativos de la intervención de Irene Montero en el Congreso de los Diputados ha sido cuando ha recordado todos los casos de corrupción del Partido Popular. Un total de 64 casos, que ha acabado ordenando alfabéticamente ante la cara de estupefacción de Mariano Rajoy.