No cesan los mensajes que las diferentes formaciones se lanzan en esta carrera de la negociación para que un acuerdo posibilite la formación de un Gobierno para el país. En este sentido, son constantes las alusiones de unos líderes lanzan a sus contrincantes o posibles aliados. Este sábado, en el marco de un acto celebrado en Burgos, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha aprovechado para hacerlo, eso sí, sin nombrar a los destinatarios. 
  
En referencia al máximo responsable de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado que es el "momento de construir, de retirar frenos y vetos", porque aún "puede haber una mayoría de cambio" en España.  
Tiempo histórico
El dirigente socialista ha recordado que este momento "es un tiempo histórico" para el país, una "oportunidad" para que haya un "cambio progresista y reformista", que es el mandato dado por los ciudadanos que, en su opinión, "votaron cambio y acuerdos entre los partidos".
  
La situación actual, con la continuidad de un Gobierno en funciones con Mariano Rajoy al frente, "no es -a su juicio- entendible". Para él, el presidente en funciones "intenta esconderse y escaparse del parlamento", y que no aporta soluciones a los problemas reales de los ciudadanos.
  
César Luena ha insistido en que "estamos a tiempo de convertir en realidad esa oportunidad de cambio", un cambio "incluyente y transversal", para lo cual cada uno debe "asumir sus responsabilidades".
"Hay tiempo"  
"Si hay voluntad, tenemos tiempo", ha insistido el secretario de Organización del Partido Socialista pero, en su opinión, es necesario "abandonar la actitud de bloqueo", "retirar frenos y vetos", ha asegurado, y también "apostar por una actitud constructiva y de sumar, pero cediendo".
  
César Luena ha recordado que el Partido Socialista ha asumido la responsabilidad de liderar la conformación de "ese gobierno del cambio en España", pero también "ha tendido la mano" para que Podemos esté en el acuerdo con Ciudadanos (C's) y van a seguir haciéndolo.
  
Además, Luena ha insistido en que detrás de la política están los ciudadanos con "problemas de verdad", los cinco millones de trabajadores pendientes de la negociación colectiva, las 700.000 personas en situación de pobreza o estudiantes que necesitan de becas.