"Incluso si no vamos a un referéndum, que nunca era un fin en su mismo, saludo la posición de la oposición conservadora que está dispuesta a ratificar en el Parlamento el acuerdo de la cumbre de Bruselas", señala un comunicado de la oficina de Papandréu. "Estoy satisfecho de que no vayamos a una consulta popular, porque ése no era mi propósito en sí", dijo el acorralado primer ministro, quien se enfrenta a una creciente resistencia interna en su propio partido.

"No había necesidad de un referéndum"
Según la nota, Papandréu agrega que siempre "había dicho que si había apoyo (por parte de la oposición), no había necesidad de un referéndum". Paralelamente, el primer ministro griego propone "que un equipo del partido (el socialista Pasok) dialogue con la oposición conservadora", al tiempo que él mismo hablará con el líder opositor Antonis Samaras "para avanzar hacia un amplio consenso".

Comparecencia en el Parlamento
En todo caso, el primer ministro griego advirtió de que incluso si se da un tipo de cooperación con la oposición, Grecia "no ha salido del torbellino" todavía. Esta tarde ha comparecido en el Parlamento, donde se prevé que se ratifique el acuerdo de la cumbre, para explicar los términos del rescate y apuntar sobre el referéndum que confía "en la inteligencia del pueblo griego y de la mayoría del establishment político". El ministro de Sanidad, Andreas Loverdos, un histórico e influyente representante del Pasok, había sugerido con anterioridad a Papandréu que dimita si no está seguro si obtendrá mañana viernes el apoyo de su grupo parlamentario en una moción de confianza, según informó el canal ateniense MEGA, que cita fuentes del consejo de ministros, que se celebra desde hace unas horas en Atenas.

Movimientos por un Gobierno de unidad nacional
El primer ministro está a un paso de perder la moción de confianza a la que se somete mañana, y es que ha perdido la mayoría absoluta que tenía en el Parlamento después de que dos diputadas socialistas hayan anunciado que no apoyarán al Ejecutivo. Por otra parte, el ministro de Transporte, Yannis Ragussis, apuntó hoy a un gobierno de unidad nacional como solución a la actual crisis institucional. En declaraciones a la prensa en el Parlamento de Atenas, el ministro dijo que "hasta ahora el sistema político (del país) funcionaba subrayando las diferencias entre partidos", dando a entender que la solución pasa por un pacto entre las formaciones presentes en la Cámara. En ese sentido, otras fuentes del Pasok confirmaron que 100 de los 151 diputados socialistas han presentado a Papandréu una propuesta para iniciar un proceso hacia un Gobierno de unidad nacional, que apruebe el plan de rescate internacional sin la necesidad de una consulta popular.

Una de las vías apuntadas por Sarkozy
Tras las alarmas que sonaron en la UE a raíz del anuncio del referéndum heleno, el presidente francés Nicolas Sarkozy, uno de los artífices junto a la alemana Angela Merkel de los acuerdos de la última cumbre y de la quita del 50% de la deuda griega, apuntó como posibles vías de salida un consenso político que evitara la consulta o bien acelerar ésta para que se produjera lo antes posible y no prolongar más las incertidumbres en los mercados. Al final la vía del acuerdo político parece que será la que desatasque el último de los problemas griegos.