Irlanda da un giro a la izquierda después del fracaso de la gestión económica del partido conservador Fine Gael (forma parte del Partido Popular Europeo), que obligó a la intervención de la Unión Europea el año pasado. El tigre celta, como era llamado, fue considerado como ejemplo por la derecha europea, entre ellael PP, cuyo líder, Mariano Rajoy, llegó a afirmar que sus “recetas liberales” eran una garantía de éxito.

Los laboristas podrían aumentar su ventaja
Higgins, el más veterano de los siete candidatos, podría aumentar su ventaja sobre Gallagher a medida que avance el complejo recuento que continúa este sábado, a pesar de que la participación fue baja, en torno al 50 por ciento.

El sistema irlandés permite votar a todos los candidatos
El sistema electoral en Irlanda da la posibilidad de votar a todos y cada uno de los candidatos por orden de preferencia, y el recuento comienza con la primera de las opciones, cuyos resultados no son definitivos pero dan un idea clara de la tendencia del voto.

Gallagher tiene un 28,5% de los votos hasta ahora
El recuento final de las primeras preferencias otorgó un 28,5 por ciento a Gallagher, a quien le ha pasado factura en los últimos días de campaña las acusaciones de corrupción lanzadas por sus rivales, sobre todo del Sinn Fein. El empresario, conocido por sus apariciones en un reality, aseguró que el nuevo jefe del Estado recibirá todo su apoyo, al tiempo que le felicitó "sinceramente" por llevar a cabo una campaña "positiva".

McGuinness, en la tercera posición
En tercera posición, con un 13,7 por ciento, las urnas colocan provisionalmente a McGuinness, un resultado que satisface a la formación nacionalista y que refuerza su estrategia de expansión en el sur de la isla.

El senador gay David Norris
El gran favorito al comienzo de la campaña para convertirse en el primer presidente abiertamente gay de Irlanda, el senador independiente David Norris, también ha pagado en las urnas su vinculación a un escándalo sexual y de tráfico de influencias, pero obtiene, no obstante, un honroso 6,2 por ciento.

El gran derrotado, el gobernante Fine Gael
El gran derrotado es el candidato del gobernante Fine Gael (FG) Gay Mitchell, a quien su falta de carisma y de apoyo de su propio partido en la campaña le han relegado a la cuarta posición con un 6,4 por ciento. Mitchell podría incluso quedarse lejos del 12,5 por ciento de votos requerido para que los tres primeros puedan reclamar el reembolso de los gastos incurridos durante la campaña, cuyo tope son 200.000 euros. Lo mismo les sucede a la activista Mary Davis y a la exeurodiputada y ganadora de Eurovisión Dana Rosemary Scallon, que obtienen un 2,8 y un 2,9 por ciento, respectivamente.