Aguirre ha hecho estas declaraciones en unas jornadas de debate sobre ‘Ineficiencias del Sistema Sanitario’ en las que ha dicho que "una vez superadas las elecciones generales y las andaluzas los políticos deben decir lo que de verdad piensan aunque sea políticamente incorrecto", según ha recogido RTVE.

“Vamos a contar mentiras, tralará…”
"El debate actual de la sanidad está en decir qué es lo que nos podemos permitir", porque el resto, según ha ironizado, es como la canción de "vamos a contar mentiras, tralará, vamos a contar mentiras, tralará...".

Copago en función de la renta
Aguirre ha criticado que se dé cobertura a más de 500.000 turistas que usan gratis los servicios sanitarios de este país, teniendo "un nivel adquisitivo mucho mayor que el nuestro" y ha denunciado asimismo que los hospitales de Ceuta y Melilla que son "los de referencia" para todos los pacientes que residen en el "norte de África". Pero también en cuanto a los españoles, ha defendido un copago sanitario en función de la renta.

“No estamos en tiempo de utopías”
El parlamentario ha asegurado que "no hay dinero para mantener la máxima calidad" en la Sanidad sino "lo esencial y primordial para nuestros pacientes". Por último, el portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Senado ha concluido que "hay que ser realistas" y "apretarse el cinturón" porque "no estamos en tiempo de utopías". El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, ha intentado seguir el debate abierto por el senador Aguirre pero centrándose en su aspecto menos polémico, denunciando que “no puede ser que exista un turismo sanitario que pagamos entre todos". Como ha admitido el propio presidente del Senado, el también ‘popular’ Pío García Escudero, la asistencia a extranjeros que viajan a España está prevista en los conciertos sanitarios. Los conciertos incluyen compensaciones económicas de los países de origen.

Precedentes preocupantes
Las alusiones de Aguirre a la disparidad entre los mensajes del PP en campaña para captar votos y las verdaderas intenciones de su partido remiten directamente a la acción de Gobierno del propio presidente Rajoy, que nada más asumir el poder subió los impuestos a pesar de haberse comprometido en multitud de ocasiones a no hacerlo y de basar buena parte de su estrategia para ganar las elecciones en criticar el incremento fiscal del Gobierno socialista. El actual presidente aseguró asimismo que iba a recortar de todo menos de Educación y Sanidad, y son dos de las partidas más afectadas por las reducciones presupuestarias. Antes de asumir el poder el PP también se comprometió a no abaratar el despido, cuando finalmente su reforma laboral se fundamenta en eso.