Nuevo capítulo de actuaciones de la Guardia Civil dentro de la investigación por la Operación Púnica. Si ayer martes se registraron doce ayuntamientos de Valencia y Madrid, incluidas las dos capitales, este miércoles se han producido registros y detenciones en nuevos ayuntamientos incluyendo algunos de la región de Murcia.

Detención en Castellón
La Unidad Central Operativa (UCO) ha detenido para tomar declaración como imputado el alcalde de Castellón, el popular Alfonso Bataller, por un contrato de 6.000 euros con una empresa de Alejandro de Pozo para servicios de posicionamiento en Internet y la edición de diarios digitales afines. La Guardia Civil ya registró el día anterior el consistorio llevándose gran cantidad de documentos que tendrá que explicar ahora el alcalde y varios concejales.

Registros en Cartagena
También han sido reclamados todos los contratos con las empresas de Alejandro de Pozo en el Ayuntamiento de Cartagena y que también están relacionados con servicios de reputación online. Las sospechas recaen sobre la aún alcaldesa y diputada nacional por el Partido Popular, Pilar Barreiro Álvarez, la cual renunció el pasado 30 de mayo a su acta de concejal tras no revalidad la mayoría absoluta y para, según ella, “facilitar el diálogo del partido con otras formaciones”.

Barreiro Álvarez, que lleva 20 años siendo alcaldesa de la localidad, también ha sido señalada anteriormente en otras investigaciones por planes urbanísticos y recalificaciones, aunque en el caso Novo Carthago fue posteriormente absuelta.

Más detenciones
Además de la del alcalde de Castellón, los registros realizados este martes han propiciado la detención del alcalde de un pequeño pueblo de Madrid, Moraleja de Enmedio, el popular Carlos Estrada y un técnico municipal también relacionados con contratos de la trama de corrupción.