Durante algún tiempo se le vio como el delfín de Rajoy, pero su amistad en el pasado con el narco Marcial Dorado pareció diluir aquella idea que hoy vuelve. Alberto Núñez Feijóo es el candidato más firme del presidente del Gobierno para sustituir a María Dolores de Cospedal al frente de la secretaría general del partido.

Las elecciones de mayo serán claves
Eso es al menos lo que aseguran fuentes populares próximas a Rajoy, citadas por Voz Pópuli, que puntualizan que habrá que esperar a las elecciones de mayo para saber con más claridad cuáles serán los movimientos del presidente popular y el momento en el que tendrá lugar el cambio en Génova.

Si, como prevén la mayoría de los sondeos, el PP sufre un batacazo electoral, Rajoy acelerará el cambio, pero si consiguiera conservar un bastión como Madrid, el líder popular podría esperar a que pasaran las generales para llamar a Feijóo a Génova. También sus movimientos dependerán mucho de lo que suceda en Castilla-La Mancha: una victoria de Cospedal permitiría a Rajoy relajar los tiempos y una derrota, los aceleraría.

El pasado de Núñez Feijóo
Núñez Feijóo se vio hace años atrás como el delfín de Rajoy cuando tenía una imagen de político limpio, antes de que le pasara factura la foto en un yate junto al narcotraficante y contrabandista Marcial Dorado, amigo íntimo, con el que compartió vacaciones y viajes. Dorado, que recibió adjudicaciones de la Xunta de Galicia en la etapa de Feijóo como consejero, está actualmente en la cárcel, tras ser condenado. El escándalo es mayúsculo y muy escaso debe andar Rajoy de candidatos cuando tiene que echar mano de su delfín a estas alturas.

Cospedal ha perdido fuerza
Dirigentes regionales han asegurado que es el candidato de Rajoy, sin dudas, de acuerdo con la mencionada información. Las mismas fuentes aseguran que el presidente habría hecho caso, al fin, a quienes dentro del partido piden colocar a alguien en el puesto que no esté en guerra permanente con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como sucede con Cospedal.

Cospedal –dicen esas fuentes- ha perdido fuerza, lo que evidenciaría la elección del candidato por Andalucía, del apadrinado de Arenas, José Manuel Moreno Bonilla, o la crisis en Madrid, tras la decisión de que Aguirre fuera la candidata por la capital, en la que la número dos de Génova se limitó a ser una simple comunicadora ante la lideresa de la decisiones de Rajoy .