El dimitido fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, recurrió a flojos argumentos para defenderse del escándalo sobre su participación en una sociedad familiar radicada en Panamá, considerado un paraíso fiscal. Este jueves se conocen nuevos datos que apuntan a que Moix sí sabía de la existencia de la empresa desde hace muchos años atrás y no tras la muerte de sus padres, como afirmó.

Moix estuvo presente en el litigio
El abogado de Terecon, S.A., una empresa que denunció a la sociedad de los Moix, Duchesse Financial Overseas, por impago y alzamiento de bienes, ha afirmado al diario Infolibre que las actuaciones judiciales se prolongaron desde 1988 hasta 2000 y que alrededor de este último año el ahora fiscal Anticorrupción acompañó y asistió a su padre.

 “Manuel Moix Martínez [padre del fiscal Anticorrupción] no quería pagar porque decía que él sólo era apoderado de la sociedad panameña, pero que no era el dueño”, señala el letrado de Terecon, José Román Marín de la Bárcena, que añade que llegó con los Moix a “un acuerdo extrajudicial”.

La actitud de los Moix de no pagar a Terecon, según ha explicado el abogado, arruinó a esta empresa. “Mi cliente era un pequeño constructor que llegó a tener problemas económicos muy graves porque Manuel Mox Martínez no le pagaba”.

 “El fiscal Moix estuvo presente cuando sus padres declararon ante la jueza por alzamiento de bienes”, ha dicho José Román Marín de la Bárcena, que precisó que la declaración se produjo hace 17 años.

Regularizar la firma en España, sólo 1.600 euros

Otro de los argumentos usados por Moix para justificar que no disolviera la sociedad fue los elevados gastos que supuestamente representaba eso (unos “90.000 euros”). Sin embargo, el fiscal podría haber regularizado su sociedad en España por sólo 1.600 euros.