La Iglesia, preocupada por el pacto PP, Ciudadanos y Vox en Madrid

El Partido Popular seguirá gobernando en la Comunidad de Madrid. Lo hará gracias a que Ciudadanos ha dado luz verde a las exigencias de la extrema derecha. Isabel Díaz Ayuso, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio se encargaron de confirmar el acuerdo este mismo jueves, y se prevé que la popular asuma el mandato la semana que viene, cuando el presidente de la Asamblea de Madrid convoque el pleno de investidura.

La amplia mayoría de la derecha y la extrema derecha ha reaccionado a la noticia de manera positiva, ya que han conseguido amarrar la capital de España. Sin embargo, la Iglesia, históricamente vinculada a los sectores más conservadores del país, no comparte esa euforia. Y no lo hace porque con este pacto, ciertas personas cercanas a Hazte Oír -asociación ultraderechistahermanada a El Yunque, una organización presuntamente paramilitar y dispuesta a "derramar sangre por Dios"- asumirán puestos relevantes en la nueva Ejecutiva

Las leyes son demasiado blandas y las encuestas demasiado duras

El PSOE alcanza máximos históricos en el Barómetro de julio de 2019. El Partido Popular recupera a sus votantes, Vox cae a la irrelevancia que le corresponde a la extrema derecha en nuestro país y Podemos sigue en la cuerda floja, quedando por delante de Ciudadanos, mientras no entre en escena la formación política de Iñigo Errejón. Y hasta aquí el análisis político y electoral.

Hablemos de lo que realmente se ha preguntado: de la confianza y percepción que tienen la ciudadanía en el Poder Judicial.  La mayor indagación sociológica que se hace en España para conocer la satisfacción respecto a la Administración de la Justicia, pasa desapercibida porque ningún partido político ha sido capaz de leer más allá de la nota de prensa electoralista.

“Si hay nuevas elecciones, que no cuenten con mi voto”

Suman los números, pero no las voluntades. Entre Podemos y el PSOE hay muchas cosas en común, las que siempre hubo históricamente entre la izquierda pura y la izquierda pragmática, pero no hay empatía alguna, la misma que nunca hubo entre las dos izquierdas, adoradoras de un Dios común, pero con visiones muy distintas, y aun opuestas, del Paraíso y de cuál es el camino más virtuoso para alcanzarlo.

¿Cabe superar esos resquemores y desbloquear la situación actual? Cabría hacerlo siempre que se tratara de resquemores abstractos y no personales, pero el veto de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias para entrar en el Gobierno convirtió en personal lo que hasta entonces era solo abstracto.

El 'feminismo' de Vox: selectivo, racista y a favor de la prisión permanente revisable

Violencia de género por violencia intrafamiliar. Los asesinatos por esta lacra,más de 1.000 desde que hay registros, comparados con las muertes de niños a manos de sus madres y abuelas. Reducir presupuesto para las organizaciones feministas por ser consideradas lobbys y chiringuitos subvencionados con el erario público.

Pero que nadie se equivoque, según Vox, emisor de toda esta retahíla de medidas y frases, ellos son quienes verdaderamente protegen a las mujeres. Porque no hay nada como la prisión permanente revisable para los violadores, estigmatizar a los inmigrantes y encadenarlos en un avión rumbo a su país de origen, acabar con los centros de Menores Extranjeros no Acompañados (MENAS) y repetir sistemáticamente que no es un problema generalizado y que su foco de máxima expresión reside en los extranjeros.

Las vacaciones de los políticos: secretismo y perfil bajo

Agosto en España es sinónimo de vacaciones. Un descanso al que también se apuntarán los líderes de los principales partidos políticos. Y todo ello, pese a que se han dejado los deberes sin hacer, después de que la investidura de Pedro Sánchez fracasara. Un revés que marcará el reposo de todos los dirigentes. Pablo CasadoAlbert RiveraPablo IglesiasSantiago Abascal y el propio Sánchez optarán este año por un retiro sin lujos, de un perfil bajo y con mucho ocultismo, ya que nadie quiere dar la sensación de que no está pendiente de la actualidad del país, con una repetición electoral en el aire.