[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"40994","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-371989","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"370","alt":"Cristina Cifuentes junto a la nueva directora general de la Mujer, Dolores Moreno Molino \/ Foto CAM"}}]] Cristina Cifuentes junto a la nueva directora general de la Mujer, Dolores Moreno Molino / Foto CAM



La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha aprovechado la presentación de la nueva directora general de la Mujer, Dolores Moreno Molino, para insistir en las bondades de la Estrategia contra la Violencia de Género que aprobó su Gobierno al final del pasado año. El plan incluye 160 medidas y 272 millones de dotación, aunque repartidos en el período de 2016 a 2021. Según el consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, la Estrategia representa "un salto cualitativo muy importante" y es "la más ambiciosa de España".

Malestar de las asociaciones expertas
Sin embargo, el plan ha nacido con un importante escollo, las críticas de las asociaciones que se dedican a pie de calle a luchar contra la violencia de género. Hasta 21 de estas organizaciones han firmado un documento en el que alertan de que "en contra de lo que afirma el consejero" no se ha contado con ellas para elaborar el plan y que de hecho el Gobierno de Cifuentes "como otros anteriores del PP en la Comunidad, ha hecho caso omiso de las sugerencias y demandas de las organizaciones sociales expertas" en esta materia. Alertan asimismo de que los 45 millones de euros anunciados para este año "no existen en el Presupuesto de la Comunidad de Madrid" y que estamos "ante una maniobra de marketing político, un ejercicio descarado de propaganda que no tiene nada que ver con la realidad". De hecho insisten en que "los presupuestos destinados contra la violencia de género han disminuido año tras año desde 2011", hasta 6 millones de euros menos, y que la partida aceptada en el debate sobre los presupuestos del 2016 "el PP solo aceptó un incremento de 700.000 euros que no compensan en absoluto la reducción de estos años".

Propaganda mientras se externalizan servicios
"Se han agrupado actuaciones ya existentes y de distinta naturaleza sin ninguna evaluación previa que demuestre su eficacia", apunta el documento de las asociaciones, quienes alertan que no permitirán "que se instrumentalice y manipule el dolor del fenómeno universal de la violencia de género con propaganda electoralista, con planes sin presupuesto, con medidas que son humo". De ahí que lo primero que van a pedir al Gobierno regional "es el detalle de la inversión de 45.128.295,68 millones, que hoy ha prometido el consejero". Estas plataformas también avisan de que "la red de atención a las víctimas en la Comunidad de Madrid, se ha ido externalizando a empresas que no garantizan la continuidad de las y los profesionales que con retribuciones ínfimas y enorme carga de trabajo, tienen además contratos temporales" y que algunos de los programas "están controlados por órdenes religiosas o por organizaciones que no relacionan la violencia de género con la desigualdad entre hombres y mujeres".

Negocio con materia sensible y que requiere especialización y planes integrales
Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas y vocal del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género, confirma a ELPLURAL.COM que la consejería no ha contado con su asociación ni con el resto de las que firman el documento, por lo que mentir y más en relación a los grupos de apoyo a las víctimas es una mala forma de echar a andar el plan. Pérez del Campo insiste en que desde la Comunidad están "privatizando y externalizando" unos servicios tan sensibles como éstos, y esas políticas "conllevan lo que estamos viendo en otros lados" ya que suponen un "nido de corrupción". Además reclama que los centros de acogida por ejemplo reclaman unas medidas de acción integral que no se contemplan ahora ni en el nuevo plan, porque cuando las víctimas acuden los daños ya son muy graves.

"Es el momento de alzar la voz"
Pérez del Campo también se muestra crítica con la elección de una policía (Dolores Moreno es inspectora y fue la responsable de la Unidad de Coordinación contra la Violencia sobre la Mujer en la Delegación del Gobierno en Madrid) para la dirección general de la Mujer cuando precisamente la ONU ha instado a España a raíz de una denuncia a formar más a los jueces y a los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado porque valoran a la baja la peligrosidad de los maltratadores. En este sentido apunta que en 2014 de las 56 mujeres asesinadas 15 habían denunciado, lo que demuestra que no se ponderó bien el riesgo que corrían. "No es el momento de guardar un minuto de silencio hacia las víctimas sino de alzar la voz", insiste la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas y vocal del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género, para quien el plan del gobierno regional flaquea en otro punto clave como es el de la prevención y la concienciación en los colegios.