Tal y como estaba previsto y se ha ratificado a lo largo de la jornada de hoy, España sigue sin presidente del Gobierno, o para ser exactos, Mariano Rajoy continúa en el cargo en funciones.

A lo largo de las intervenciones de los diferentes portavoces parlamentarios, se ha venido despejando una duda cuya resolución se conocía. Finalmente, Pedro Sánchez no ha logrado los apoyos necesario para salir investido esta tarde, en una votación celebrada dos horas antes del horario previsto tras acuerdo de la Mesa del Congreso

Durante el debate, el lider de los socialistas ha hecho un llamamiento constante al acuerdo a las fuerzas de la izquierda, algo que no ha conseguido. En su contra han votado el Partido Popular y Podemos. Con ellos PNV, Foro Asturias, UPN, ERC y Democracia y Libertad, EH Bildu. Se han abstenido los nacionalistas de Coalición Canaria. Por último, Pedro Sánchez ha recibido el apoyo de su partido, de Ciudadanos y del diputado de Nueva Canarias

El resultado final ha sido de 130 a favor, 219 en contra y una única abstención, la de la representante de CC, Ana Oramas.

A partir de ahora se abre un nuevo período de contactos que, en principio, concluirá el viernes con la segunda de las votaciones. Pasado mañana el aspirante a la investidura por parte del Partido Socialista requerirá para ser elegido presidente del Gobierno mayoría simple.

Tras un día de interminables debates, réplicas, contrarréplicas, alusiones directas, personales, menciones a cuadros y a libros, referencias a la corrupción y a la traición, y al margen de lo que ocurra el viernes, desde hoy mismo se inicia un proceso de negociaciones (o se retoma el anterior). En él, a los representantes políticos de los diferentes partidos no les queda más remedio que obviar los momentos de tensión, sobre todo, de esta manaña. Es el paso necesario y único para que el consenso eche por tierra o no la repetición de elecciones el próximo mes de junio.