Ante la tensión de los últimos días y las voces que instaban a grandes consensos para vadear los problemas, Mariano Rajoy ya advirtió de que cuenta con la mayoría suficiente. Así lo ha demostrado este jueves con el rechazo de varias enmiendas a la totalidad a la reforma laboral, una tarea en la que ha contado con el eventual apoyo de CiU. Eso sí, la coalición catalana que no ha tenido inconveniente en ratificar el drástico recorte del coste del despido sí ha dudado de la constitucionalidad de la reforma en la relativo a las competencias autonómicas. Mientras, el PNV se ha abstenido porque confía en que la vía de las enmiendas parciales y el diálogo puedan mejorar una reforma que ya está en vigor.

La protección laboral no ha incrementado el paro
La reforma laboral, diseñada por el PP para contentar a Merkel y a Bruselas –como simbolizó el ministro de Economía Luis de Guindos anunciando al comisario europeo de Asuntos Económicos Olli Rehn que era "muy agresiva" y le "iba a gustar"- ya ha costado una huelga general. Este jueves la portavoz del grupo socialista, Soraya Rodríguez, ha explicado las razones de su enmienda a la totalidad. Como recoge Elmundo.es, alertó de que la protección laboral o la negociación colectiva no han motivado el incremento del paro en esta crisis, por lo que "el debilitamiento de los derechos de los trabajadores no va a crear empleo".

Un fondo, alternativa al despido libre el primer año
La socialista apuntó así que la creación de empleo pasa por un cambio en el patrón de crecimiento económico. En cuanto al marco laboral, el PSOE presentó al PP varias alternativas a su reforma, incidiendo especialmente en soluciones para la contratación de jóvenes y parados qua vayan más allá del despido libre y gratuito durante el primer año que ha impuesto el PP. Así, proponen la creación de un fondo de crédito para las pymes que contraten parados financiado inicialmente con 1.000 millones con cargo a los Presupuestos Generales y con las aportaciones de las grandes empresas a las que se les autorizaran EREs.

Evitar la facilitación del despido
Las propuestas alternativas del PSOE también pasan por retomar la normativa anterior a las imposiciones del PP para evitar la facilitación del despido. Es decir, eliminar la norma que permite despedir por faltar ocho días del trabajo en dos meses –aunque sea ausencias justificadas- y el automatismo de los despidos colectivos procedentes, así como mover a los 45 días de indemnización –con un tope de 42 mensualidades- por despido improcedente en lugar de los actuales 20 –con un máximo de 12 meses-.

"Productividad a precio de arroz"
Mientras, a la hora de explicar la enmienda a la totalidad de Izquierda Plural, Joan Coscubiela (IU) alertó de que ya se están viendo "los primeros efectos de la contrarreforma laboral" del PP, y no sólo con destrucción de empleo sino también con rebajas salariales y amenazas en las empresas. El diputado recordó el éxito de la huelga general del 29 de marzo para insistir en que los ciudadanos "no se creen la reforma laboral". Desde el grupo mixto, Joan Tardá (ERC) denunció que la reforma pretende convertir a España en "un paradigma de productividad a precio de plato de arroz".