Si esta crónica fuese publicada el 28 de diciembre, nuestros lectores la tomarían como una inocentada; como una broma sin gracia y de mal gusto. Pero no, estamos en agosto, y este martes la presidenta del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Ana Guarinos, ha asegurado en rueda de prensa que el presidente de la región, Emiliano García-Page, puede “desbloquear España” pidiendo a sus siete diputados electos por Castilla-La Mancha que se abstengan en la próxima votación de investidura de Mariano Rajoy y así de paso, añaden fuentes socialistas a ELPLURAL.COM, “nombrar a María Dolores de Cospedal ministra o, vaya usted a saber, vicepresidenta del nuevo gobierno del PP”, declaraciones no exentas de fina ironía.

En busca de los siete votos

La polémica Ana Guarinos, que cuando Cospedal abandonó la región la colocó al frente del grupo de diputados autonómicos del PP, ha echado mano de su calculadora parlamentaria para asegurar que “sólo se necesitan seis votos y el PSOE de la región tiene siete”, para seguidamente exigir al presidente del Gobierno castellano-manchego y secretario regional del PSOE, Emiliano García-Page,  que “se pongan a trabajar y busquen a una persona adecuada para liderar a los socialistas”. Del mismo modo, ha subrayado que “o gobiernan o dejan gobernar, y como no pueden gobernar lo que tienen que hacer es dejar gobernar al Partido Popular”, añade, “un poco más de acción y menos actuación le vendría bien al Partido Socialista”.

“Que Rajoy se ponga  trabajar”

Los periodistas asistentes a la rueda de prensa estaban atónitos ante la insistencia de Guarinos, que no se ha cansado de pedir a García-Page “que demuestre la responsabilidad y el peso que tiene en su partido”. Ante tamaña “tontería y estupidez”, concretan las mismas fuentes del PSOE, la diputada del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Agustina García, recordó que “es el PP de la región el que debe llamar al candidato a la investidura para que se ponga a trabajar y a negociar para pasar ese debate”. García insistió que  “ahora no es el turno del PSOE, sino de Rajoy quien después de mucho tiempo, por fin ha fijado una fecha para el debate y hasta que llegue ese momento debe buscar sus alianzas”. Y es que desde las filas socialistas, de norte a sur, tienen claro que quien tiene la responsabilidad de hacerlo es el PP y Rajoy, “y ellos son los que tienen que desbloquear esta situación” ha concluido.

Fiel discípula del método cospedaliano

Para quien no conozca a Ana Guarinos su propuesta no pasaría de mera anécdota, pero para la clase política castellano-manchega se trata, una vez más, de aplicar el método cospedaliano, consistente en vulgarizar la política a través del desparpajo que Cospedal aprendió de su mentora, la expresidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, en cuyo gobierno ocupó la cartera de Transportes e Infraestructuras. Guarinos es una fiel discípula y siempre “sale de voluntaria para hacer el trabajo sucio a Cospedal, que desde Madrid intenta desestabilizarnos con propuestas imposibles, buscando, exclusivamente, el enfrentamiento entre nosotros”, añaden las fuentes consultadas por este periódico, a la vez que nos recuerdan “la expulsión” de Guarinos de la vida política de Guadalajara.

C’s vetó a Guarinos

Y razón no les falta porque hace ahora un año Ciudadanos vetaba a Ana Guarinos para que continuara al frente de la presidencia de la Diputación de Guadalajara. Tanto fue así, que esta polémica política tuvo que dar un paso atrás y permitir que un compañero suyo presidiera el organismo, condición “innegociable” impuesta por C’s  para contar con la abstención del partido de Rivera, ya que de otra forma hubieran apoyado al candidato socialista. El partido naranja no veía a Guarinos capaz de liderar la “regeneración democrática y la transparencia, ni propiciar la limitación de la figura política de las mesas de contratación en favor del personal funcionario que garantice con criterios objetivos las adjudicaciones”, señalaron. “Es muy fácil, Guarinos debería pedir a Rajoy el mismo sacrificio que hizo ella en Guadalajara, un paso atrás y que sea otro diputado del PP el que se presente a la investidura”, finalizan diciendo, “entonces, ya veríamos lo que pasaría”.