Andalucía sigue siendo clave, con Cataluña y Valencia favorables a Chacón, y País Vasco, las Castillas y Extremadura para Rubalcaba, mientras sigue la batalla por Madrid