Morenés ha remitido a todos los portavoces de los grupos parlamentarios una carta a través del presidente de la Comisión de Defensa, Agustín Conde, en la que justifica que su negativa a reconocer que estuvo vinculado a Instalaza, S.A. hasta 2009 se debió a un problema de su “memoria”.

La memoria
En la misiva del titular de Defensa, a la que ha tenido acceso Público, Morenés sostiene que en su primera comparecencia "se plantearon cuestiones relativas" a su persona que "por inexactitud y estar fuera del motivo" de la misma consideró "oportuno responder en el acto" con los datos que retenía en su "memoria" en ese momento.

La pregunta de Joan Tardà
El pasado 26 de enero, Morenés negó su relación con el fabricante de bombas de racimo hasta 2009, después de que el portavoz de ERC, Joan Tardà, le recordara su pasado en la industria armamentística y le preguntara si actuaría a favor de Instalaza, S.A. en el asunto de la indemnización que demanda al Estado por la prohibición del Gobierno socialista del uso, almacenamiento y fabricación de ese tipo de armamento.

Su entrada en Bodiguillas, S.L.
Morenés aseguró que el asunto “lleva los caminos judiciales oportunos" y que él “no va a actuar ni en un sentido ni en otro”. A continuación, dijo que había dejado su cargo como consejero delegado de Instalaza en 2007, una información que contradecía los datos inscritos en el Registro Mercantil. El titular de Defensa ocultó que cuando dejó su cargo en Instalaza el mismo día la sociedad Boguillas S.L. le designó a él mismo como su representante en el consejo de administración del fabricante de bombas de racimo, es decir, que siguió formando parte de la dirección de la empresa. Lo que ha reconocido ahora en su misiva.

Su cese fue registrado en 2011
El ministro precisa que su gestión en la empresa "cesó meses antes de que se presentase una reclamación de responsabilidad patrimonial por parte de Instalaza S.A. y años antes de que se realizase la inscripción" de su cese en el Registro Mercantil, en septiembre de 2011.