Es el derecho de las Consejerías. Dedicar el dinero que se les asigna a unas u otras partidas. Ellos eligen, aunque evidentemente lo hacen a menudo siguiendo las presiones que les llegan. Y en esa se debió encontrar la Consejera de Educación y Cultura extremeña, Trinidad Nogales, este pasado mes de agosto cuando se encontró que tenía que pagar los costes de la celebración de un fasto que quería tener su presidente, José Antonio Monago: la entrega de los premios Ceres; los premios de teatro que da el gobierno extremeño en el marco de los festivales de Mérida.

Medio millón del presupuesto de escuelas para dos horas de festival
Y debió ponerse a buscar el dinero de donde fuera la consejera, hasta que ella y su equipo acabaron por encontrarlo en una partida, la que tenían prevista para 'Inversiones en centros de educación infantil y primaria'. En concreto, para construcciones, que incluye mantenimientos, en este área. Lo demuestra el documento al que ha tenido acceso ELPLURAL.COM y que adjuntamos con esta información.



Como se ve en este documento, que se firmó el 13 de agosto pasado, la cantidad de dinero que se retrae de la partida dedicada a los centros infantiles y de primaria, es de 521.676,58 euros, cantidad que se transfiere al Patronato del Festival del Teatro Clásico de Mérida para la celebración de los premios. Premios, por cierto, que se dieron casi en su totalidad a una sola compañía, la de Jesús Cimarro.

Una promoción de Extremadura en el exterior que apenas vieron 150.000 personas
La justificación para el sostenimiento de estos premios en palabras del presidente de la Junta es la proyección y promoción de Extremadura en el exterior. La celebración, que duró algo más de dos horas, fue retransmitida en directo tan sólo por la televisión autonómica. Al día siguiente, se emitió por La 2 de TVE. La audiencia que obtuvo fue de poco más de 160.000 espectadores. Una 'promoción' raquítica de Extremadura, a costa de su inversión en colegios de infantil y primaria.

 



 

Más aún si se tiene en cuenta que este año han vuelto, según subraya la prensa local, la Junta ha recortado otro 30% el dinero destinado a los gastos generales de los colegios, lo que ha provocado protestas de los directores de los centros que han advertido que "la reducción supondrá problemas para pagar la calefacción, la luz, el agua, las fotocopias, actividades complementarias y actividades extraescolares y, por supuesto, las obras de mejora y mantenimiento en los institutos".

"Vamos a tener problemas cuando no podamos poner la calefacción"
En una información del diario Hoy, profesores y sindicatos advertían de que sus gastos mensuales entre calefacción, agua y luz rondan los meses más fríos los 5.000 euros mensuales, y que con estos nuevos recortes "todos vamos a tener problemas este curso cuando no podamos poner la calefacción".

El desvío de fondos para costear los premios fue debatido este martes en la Asamblea extremeña. La consejera Nogales, lógicamente, no pudo negar su existencia, aunque tampoco los reconoció limitándose a exponer que los socialistas habían dejado el Festival con deudas lo que, según ella, les colocaba en una situación de "falta de autoridad moral para hacer otro tipo de acusaciones".

El PSOE pidió en la Asamblea que mientras dura la crisis y existe esta penuria presupuestaria, se cancelara la celebración de los premios, a lo que se negó el Partido Popular, que tiene mayoría simple, pero que sacó adelante su negativa gracias al apoyo que volvió a encontrar en Izquierda Unida, que con sus apoyos puntuales, o con su abstención, permite gobernar en Extremadura al gobierno 'popular' de José Antonio Monago.